Cómo deconstruir nuestra política


cambio

Parece ya un tópico la solicitud sistemática por parte de la sociedad civil de cosas tan evidentes y necesarias como las listas abiertas, ciertos mecanismos de control inmediato a nuestros elegidos, limitación de tiempo en el poder, una vía directa de proposición de leyes de los ciudadanos a las Cortes… Reflexionaba sobre ello mientras leía el artículo que Koldo Aldai compartía en su blog ClaraLuz sobre el futuro político de nuestro país. Es una evidencia que la estrecha dicotomía izquierda/derecha ya ha muerto, y que arrastramos de alguna forma dos cadáveres que alimentamos y que están necesariamente destinados a desaparecer. Al menos en cuanto decidamos de una vez enterrar por fin nuestros muertos, los de ambos bandos, y las nuevas generaciones olviden que existió eso que llamamos guerra civil, que no es otra cosa que guerra entre hermanos y hermanas. Y no me refiero al olvido de los errores que todos cometimos. Si no del odio de unos sobre otros. ¿Cómo enterrar a los cadáveres políticos? Primero tomando conciencia de que en nuestro país partidos como el PSOE y el PP –ambos representantes patentes de la vieja dicotomía izquierda/derecha- no están preparados para liderar la nueva emergencia política. Anclados y anquilosados en el poder, su único y prioritario objetivo continua siendo seguir anclados y anquilosados al poder. Por lo tanto, no pueden ser los abanderados de ningún cambio, puesto que sus preocupaciones van por otros derroteros. No podrán nunca representar la revolución necesaria porque esa misma premisa va en contra de su máxima preocupación y de su endogámica supervivencia. ¿Qué nos queda hacer a los que creemos más en el futuro que en el pasado? Hay un trabajo de fondo, de concienciación de la ciudadanía que por miedo o ignorancia seguirán apoyando a los de siempre. Esa falsa lealtad a los que lo hacen mal y no son ni serán capaces de hacerlo mejor crea una especie de sinergia que se autoalimenta desde el oscurantismo e incluso el sectarismo de pertenecer a tal o cual partido. Es una simbiosis, la del ciudadano con lo de siempre, que hay que romper. Primero apoyando claramente las opciones que sí promueven esos cambios básicos para seguir hablando. Luego fomentar aquellos que van más allá, que tienen miras capaces de prever problemas futuros y soluciones ejemplares. Hay que dotar a los nuevos partidos, a las avanzaderas del cambio, de personas loables, de noble conducta y dignos valores. Proyectar y promover a los jóvenes que deberán capitanear, pro tempore, el cambio necesario, jubilando a los dinosaurios que viven año tras años, década tras década, de la política y el poder. ¿Alternativas? Los nuevos partidos que se atreven a romper con los tópicos añejos y que se alejan de lo rancio y caduco. Miremos sin desconfianza a partidos como EQUO, por poner tan sólo un ejemplo de algo que viene con un marcado carácter nuevo y renovado. No tengamos miedo al cambio. Lo necesitamos y lo exigimos.

Anuncios

2 thoughts on “Cómo deconstruir nuestra política

  1. Has explicado perfectamente como funciona nuestra política y hacia donde vamos,(espero) quiero creer que hemos crecido, lejos de clichés de antiguos ganadores y vencidos.Nuevo futuros, ideales mas igualitarios , aspirando a un futuro en el que los valores, la ecología , la libertad y las personas sean algo mas que números y puntos en un panfleto.¡¡ojala¡¡

    Me gusta

  2. Me encantaría poder compartir el texto y la idea que nos ofreces, pero, aunque hace unos años pensaba que sí, ahora veo que la diferencia entre derecha e izquierda está muy marcada, casi se podría calificar como una brecha en ideales en la que los perjudicados somos todos.

    El ideal de que no existan bandos ideológicos es algo alcanzable, pero sólo basta oír y observar para ver lo alejado que estamos de ello, sobre todo los políticos, como no podía ser de otra manera… ellos en su mundo de “cachondeo” intentando seguir en la palestra sin dar palo al agua, simplemente porque no saben qué es un palo y qué es el agua 😦

    La sociedad cambiará el mundo, porque es el pueblo el que sabe de qué se carece y de qué se es poseedor. La solidaridad deberá ser la luz que marque el camino junto con la comprensión y la humildad.

    Muchos estáis en ello y se agradece enormente 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s