Somos conducta


ave

Somos conducta

No somos lo que tenemos. No somos lo que hacemos, nuestra profesión, nuestro tiempo o nuestro dinero. No somos donde nacemos. No somos españoles o catalanes o franceses. No somos nuestras posesiones o nuestras casas o nuestros coches. Ni somos nuestro ordenador ni nuestro móvil de última generación ni nuestras marcas de moda. No somos lo que ganamos o perdemos, ni somos aquello que los demás creen, bajo superstición o creencia, que somos. No somos lo que vestimos ni somos lo que comemos. Ni siquiera somos lo que seremos o lo que fuimos. No somos pasado ni futuro.
No somos religión ni patria ni nación. Somos hijos del espíritu y de la tierra. Y sólo nos debemos al espíritu y a la tierra que al crearnos nos dotó de vida, inteligencia y consciencia. Nos dio un cuerpo que es nuestro templo, que debemos conservar limpio, puro, cristalino para que pueda manifestarse el espíritu, que es aquello que nos hace humanos y sabios. Ese espíritu solo puede manifestarse en cristales nítidos y pulidos, solo penetra a entidades que han sido capaces de crecer en la virtud y la belleza, desdeñando todo aquello que arrincona lo sublime y excelso.
Somos soplo de vida en un gerundio que nos preña constantemente. Somos consciencia que abraza esta vida y la comparte, como un sol que lanza sus rayos sin juzgar, sin adjetivar. Por eso el verdadero mundo, ese que vigila expectante nuestro progreso no premiará lo que hayamos acumulado, lo que tengamos al final de nuestros días, esas cosas vencidas y apolilladas por el tiempo. Laurearán nuestra conducta, porque al final, en el atardecer de nuestro leve paso por este mundo, será la conducta, nuestra bella conducta la que quedará como poso en el sabio devenir.
Seamos pues conducta. Seamos luz para el mundo y para nosotros mismos. Aprendamos a ser soles, es decir, puro amor, pura atracción de estrellas sobre estrellas, de luminarias sobre luminarias. Hagamos bien las cosas en la medida que podamos. Y hacer bien las cosas es creer en la capacidad de nuestra consciencia para abastecer a la vida de generosidad y magnificencia, de belleza y calor. Todo lo que nos separe de esa premisa nos separará inevitablemente de nosotros mismos y de nuestra misión como seres. Porque no hay mayor propósito que el de enfrentarnos abiertamente a nuestro interior y descubrir las riquezas que allí nos esperan. Paz, armonía, amor, belleza, generosidad. Eso somos. Somos conducta, somos seres refulgentes.

Anuncios

3 thoughts on “Somos conducta

  1. Me quedo especialmente con el título porque no obliga a creencia alguna.
    No sé si habrá espíritu que nos posea.
    Pero no tengo ninguna duda de que somos la suma de cada uno de nuestros actos de conducta.
    Gestos, palabras, pensamientos… todo nos construye y orienta al siguiente paso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s