Ponerse a salvo del Sistema es ponerse a salvo de sí mismo


30 

El Sistema no es una palabra rimbombante. Ni una entelequia más. Es nada más y nada menos que la suma de nuestras individualidades. Es decir, el Sistema es el alma que se alimenta del conjunto de los seres humanos. Realmente el Sistema y la Estructura que lo soporta es el producto, la suma de todas nuestras acciones, nuestras emociones y nuestros pensamientos.

Siendo así, la sospecha nunca debe recaer sobre el Sistema, sino sobre nosotros mismos. Hay en esto siempre un error de perspectiva. Tendemos a señalar al otro o a lo otro como culpables de nuestras desgracias. Lo fácil es decir que el Sistema hace aguas o que el Sistema está mal o que el Sistema es abominable, sin caer en la cuenta de nuestro grado de responsabilidad en cuanto al mismo. Somos nosotros, con nuestras acciones egoístas, nuestros pensamientos estrechos, nuestras emociones corruptas y en general, nuestra ignorancia y ceguera los que pervertimos constantemente al Sistema.

Por eso es necesario ponerse en cuarentena no tan sólo del Sistema, sino también de nosotros mismos. Analizar una por una nuestras vidas y nuestras formas de relacionarnos con el otro, con lo otro. Especialmente nuestra forma de relacionarnos con el prójimo y con la Naturaleza.

Existen inteligentes pensadores y críticos eruditos que nos advierten del momento pesimista en el que nos encontramos. Aluden a la necesidad imperante de parar. Parar el egoísmo, el consumismo, la necesidad de poder por el poder, la necesidad de competir por competir. Sugieren que cambiemos nuestras formas de pensar, de entender el mundo. Que empecemos por consumir momentos de felicidad, y no cosas. Que cambiemos los objetos por las experiencias.

Que en vez de cambiar el coche cada cuatro años bajemos nuestra jornada laboral para que podamos disfrutar más de nuestro tiempo. Que en vez de consumir perpetuamente cosas inútiles vayamos más al campo, disfrutemos de los amigos y empecemos a consumir instantes de experiencias únicas e irrepetibles. Cuando estemos en el atardecer de nuestras vidas nunca vamos a recordar cuantos zapatos gastamos al año o cuantos vestidos nos compramos en tal o cual fecha. Pero sí recordaremos ese viaje, ese encuentro, ese abrazo.

La educación a nuestros hijos ya no puede basarse en la competitividad, sino en el apoyo mutuo, en la cooperación. Ya no podemos inculcarles el modelo de tener cosas, las mejoras cosas, sino que debemos, responsablemente, advertirles de la necesidad de poseer mejores momentos y experiencias. La educación, la reeducación hacia un nuevo modelo salvará a las futuras generaciones del choque frontal al que estamos abocados si no somos capaces de parar esta máquina de ceguera. El Sistema colapsará tarde o temprano, o la propia Naturaleza lo hará colapsar si no somos capaces de abrirnos a una nueva forma de entender la vida.

Debemos ponernos a salvo del Sistema que hemos proyectado, y debemos empezar poniéndonos a salvo de nosotros mismos.  ¿Cómo hacerlo? Debemos reemplazar la actual estructura moral, nuestros valores y prioridades. Sobre todo, debemos cambiar nuestra conducta y nuestros hábitos más arraigados, desde nuestra forma de comer hasta nuestra forma de interaccionar con el medio. Conductas y hábitos que por ser “normales” en nuestra sociedad los normalizamos en nuestras vidas ordinarias sin darnos nunca cuenta de cuan desastrosos son para nosotros mismos y para el conjunto. Tenemos mucho por hacer para cambiar el Sistema, pero sobre todo, mucha tarea para cambiar nosotros mismos. Hagamos nuestra parte. Labremos nuestra parcela de cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s