Día 8. GRAÑÓN


IMG_0392 IMG_0393 IMG_0394 IMG_0395

Siento una extraña emoción mientras contemplo desde la ventana la increíble manifestación de la vida. Una alegría que se mece junto a los inmensos árboles que contemplo ahí fuera, ante el chaparrón de lluvia y el aluvión de viento. Aquí dentro veo la ventana gótica que da a la Iglesia de San Juan Bautista. O sería más correcto decir que estoy ubicado en una de sus alas, donde hoy dormiremos humildemente en el suelo, encima de una colchoneta, a la vieja usanza. Por fin he encontrado un verdadero albergue de peregrinos.

Las inmensas piedras que nos dan cobijo se pierden entre túneles y pasadizos que puedes explorar si la curiosidad te permite seguirlos, abriendo y cerrando puertas sin pudor, sumergiéndote en la historia y en las señales de los canteros que marcaban cada piedra. Las toco y escucho su rumor, su susurro, porque las piedras también hablan, a su manera, y es fácil poder acercar la mano suave, acariciar su textura y dejarte llevar por su propia historia. Toda piedra tiene una historia que contar. Solo hay que acercar la mano, cerrar los ojos y ser piedra.

Y eso hacía asombrado nada más ducharme tras un día duro de lluvia, viento, frío y algo de nieve al final del camino. Envolverme en la historia del lugar, tocar un poco el piano que acompaña al cálido salón decorado de gótico, de muebles antiguos y de una inmensa chimenea que espera ser encendida. También toqué un poco la guitarra. Suave, muy suave, como cuando tocas la fina piel de tu amante, sintiendo cada pulsación, cada armónico como si fuera el mismísimo ocaso de los dioses. Hacía tanto tiempo que no tocaba esas suaves y delgadas líneas. Hacía tanto tiempo que no me dejaba llevar por el baile sigiloso de sus cuerdas.

Este lugar está fuera de la ruta turística de aquellos peregrinos que buscan todo tipo de comodidades a bajo coste. Aquí no hay camas, solo un contagioso calor humano. Seguramente seremos pocos los que pasemos aquí la noche. Disfrutaremos a las ocho de la cena comunitaria y a las siete de una misa en familia. Cuando llegas a este lugar no hay nadie. La puerta está abierta y te reciben dos carteles. El primero dice lo siguiente con respecto al donativo a ofrecer: “deja lo que puedas o coge lo que necesites”. Esta forma de obrar lo he podido ver en otros rituales, en otras enseñanzas. El apoyo mutuo en su máxima expresión. Un ritual propio de las antiguas logias de constructores, donde existía una caja común y de apoyo al que lo necesitaba. Esa debería ser la consigna de nuestra sociedad: ayuda al que puedas y solicita ayuda si lo necesitas.

El segundo cartel te recibe con frutos secos y una gran tableta de chocolate, dándote la bienvenida: “bienvenido peregrino, esta es tu casa”. Realmente así nos sentimos. La nevera está llena de comida que se puede utilizar, un ajedrez para relajar la mente, las piedras y sus susurros, el piano, la guitarra, la chimenea, libros por todas partes, peregrinos amables que llegan y se asombran de la belleza y el espectáculo del lugar…

Y la extraña emoción tiene que ver con un día muy luminoso que empezó hace unas jornadas en Estella. Pasé todo el día caminando junto a una hermosa peregrina que me empujó a subir las interminables escaleras de la Iglesia de San Pedro de la Rúa. Casi no pude llegar hasta el final, pero mereció la pena, porque diez minutos antes de que cerraran, nos atendió muy amablemente Javier, el hombre que cuidaba de aquel santo lugar. Empezamos a hablar y nos enseñó alguno de sus secretos. Al final de la conversación, con una convicción profunda nos dijo: “haced lo posible por pasar una noche en Grañón, es un lugar muy especial.” Lo que nunca imaginé es que de forma inconsciente, los pasos se hayan adaptado para que justamente hoy cayera rendido en Grañón. Y digo justamente hoy porque hoy, a eso de las dos de la madrugada, entraré en una nueva revolución solar, dejando atrás la década de la treintena y entrando de lleno en los cuarenta. Y el destino no podía haber elegido un lugar tan increíble como este para nacer de nuevo. Una Iglesia, la de San Juan Bautista, cargada de susurros que puedo escuchar en sus piedras y en su misterio. Precioso regalo de cumpleaños, precioso momento poético.

Anuncios

12 thoughts on “Día 8. GRAÑÓN

  1. Muy bonito tu relato de hoy, Xavi. Que tengas bonita tarde. Aquí en Madrid hizo sol por la mañana y ahora está el cielo cubierto, invitando también al hogar, como en tu grato albergue de Grañón. Ese chocolate tiene buena pinta. Ah, y esa hermosa “pelegrina” con la que caminaste debía ser más bien una “hermoso peregrina”… J

    Me gusta

  2. La tarde todavía

    La tarde todavía dará incienso de oro a tu plegaria, y quizás el cenit de un nuevo día amenguará tu sombra solitaria.

    Mas no es tu fiesta de Ultramar lejano, sino la ermita junto al manso río; no tu sandalia el soñoliento llano pisará, ni la arena del hastío.

    Muy cerca está, romero, la tierra verde y santa y florecida de tus sueños; muy cerca, peregrino que desdeñas la sombra del sendero y el agua del mesón en tu camino.

    ANTONIO MACHADO

    Feliz cumpleaños, peregrino. Un abrazo

    Me gusta

  3. “Deja lo que puedas o toma lo que necesites”.

    Mostrar esa confianza en las personas es un gesto sublime.

    Sigo aprendiendo de esos gestos desde estos bonitos relatos con los que nos obsequias.
    Realmente nos tratas como si el cumpleaños fuera nuestro.

    Bonitos sueños a todos 🙂

    Me gusta

  4. Muchas Felicidades Javier!!!

    Disfruta de tu dia, y aprovecha esta nueva etapa en la que entras, etapa de madurez para alcanzar la plenitud y sentirte lleno y feliz.

    Te abrazo y te envio todo mi cariño Javier.

    Jaime

    Me gusta

  5. Feliz día!!!, para mi lo son todos los días después de leerte. Tienes ese don de despertar sensibilidad en los que te leemos. Leerte es pasar por el día tomando conciencia de todas las cosas que nos rodean. Tus letras son un regalo de la mañana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s