Cartas Persas


 escrache

Se apagaba la tarde cuando recordaba escuchando el rondo allegro de la Pathetique esas paradojas de la historia, por ejemplo, esa en la que Montesquieu, unos de los padres del Siglo de las Luces, murió ciego. El barón fue uno de los inspiradores de la Ilustración, movimiento que incita la caída del absolutismo y el fin de una estructura social caduca reinada por privilegiados que gozaban de inmunidad fiscal y judicial y el resto, esos vasallos sin derechos que trabajaban para la casta dominante y sobre los que caía, además, toda la carga tributaria. ¿Os suena? La otra paradoja es que fuera un barón el que pensara estas cosas.

Pues repasando las Cartas Persas que ayer un sabio catedrático mencionó de paso en otra tarde agradable, nos damos cuenta de lo poco o nada que ha cambiado la historia, y que de una forma draconiana, la especie humana repite patrones insertados en su cráneo reptiliano, sin haber avanzado mucho en cuestiones de igualdad, fraternidad y libertad.

Por eso cada día creo más en esas teorías conspiranoicas que hablan de que estamos dominados por una raza de reptiles, como los de la serie “V”. Tiene su lógica, porque aún nos seguimos peleando por el territorio (ver los patriotas y los nacionalistas de ambos bandos), aún seguimos temiendo a nuestros hermanos (el temor hacia el otro es uno de los indicadores más visibles de nuestra involución social) y aún seguimos con esa estúpida necesidad de acaparar cosas como hacían nuestros primitivos ancestros para sobrevivir al duro y nefasto invierno (veánse las modas de temporada o las compras compulsivas en el Ikea los fines de semana de cosas inútiles e inservibles).

Pero esta decadencia, de raza y de sociedad, puede ser también el indicativo de que otro siglo de las luces está por llegar. Solo hace falta que nazca otra oleada de espíritus como Montesquieu, Voltarie, Diderot, Rousseau, Buffon o nuestro Jovellanos. Sólo hace falta ir sembrando las semillas para que aquellos que nazcan con fuerza y vigor, sean capaces de marcar el camino de los nuevos tiempos que ya están naciendo.

Los privilegiados de nuestra época algún día dejarán de subir el IVA y dejarán de tener los privilegios heredados del absolutismo trasnochado. Dejarán de ayudar a los bancos a costa de nuestra educación y sanidad y dejarán de provocar que una persona libre y de buenas costumbres, por una circunstancia ajena a su propia naturaleza, padezca la humillante y deplorable situación de tener que abandonar su casa por un infortunio transitorio de la vida.

Algún día nacerán esos espíritus lúcidos que se levantarán contra todo esto y lucharán por la justicia social y por la armonía entre los humanos.

¡Esperad! Escucho algo ahí fuera… ¡Sí! Son ellos, son los nuevos Montesquieu, Voltarie, Diderot, Rousseau, Buffon o nuestro Jovellanos… Son el panadero, el jardinero, el electricista y el taxista que están haciendo un nuevo escrache en la casa de un privilegiado… ¡Sí! Escuchad, son ellos, la gente de la calle, los nuevos Montesquieu, Voltarie, Diderot, Rousseau, Buffon o nuestro Jovellanos que han resucitado para traer ¡¡¡ luz, más luz !!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s