Bailando con lobos


lobos

Vocatus atque non vocatus Deus aderit

E. y su hermana X. han venido a pasar unos días al zulito. Son lobos esteparios. Cada uno a su manera. Nos conocemos desde hace casi treinta años. Toda una vida. Hemos pasado los dos primeros días compartiéndolos con C., también un amigo de la infancia que vive en Madrid. También otro lobo estepario. Los tres, los cuatro, lobos de estepa, de la gran estepa. El cariño sentido se traduce en abrazos, en recuerdos, en contacto, en compartir toda una vida, o un momento.

La amistad que ha sobrevivido a tantos y tantos avatares, cosas buenas, cosas menos buenas, momentos difíciles, momentos únicos, dice mucho de estas personas buenas, únicas, hermosas. Las miro y sé que las amo, y sé que aman. Existe una hermandad, una protección mágica que dura y perdura, incapaz de extinguirse. Una llama perpetua, un lazo místico que nos une en aventuras y desventuras. Estoy agradecido por este regalo de los dioses. Es la muestra palpable de que el amor es capaz de vencer en toda incertidumbre.

Anuncios

One response to “Bailando con lobos

  1. Gratitud total por los amigos, que nos alimentan el alma.. Por cierto, qué bonito aspecto tiene tu blog hoy… aunque me gustaba más antes :-). Besos para la lluvia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s