Ya no sufro por amor


 l

Esta mañana no lucía el sol. Más bien llovía mientras descargaba la friolera de cuatro mil libros y les buscaba un hueco en el zulito. Sudaba la gota gorda entre tanta caja. Además, me olían mucho los pies. Era extraño porque nunca me huelen los pies, excepto en verano cuando subo al monte. Me quité uno de los zapatos y vi que estaban rotas las plantillas y que, con la lluvia de estos días, había calado el agua. Al hacer el ademán para devolverlos a su pestilente lugar, observé que encima tenía el único pantalón de invierno roto por esa parte cercana al perineo, ese tonto lugar donde al rozar las carnes se crea un desgaste provocando la siempre inminente ventilación de las partes nobles.

Si a eso le sumamos que llevaba dos días sin afeitarme y que en quince minutos empezaba el curso de digitalización de libros, la situación parecía desastrosa. Pero dicen que todo siempre tiende a complicarse. Y justo cuando iba a salir recibo un mensaje de ella invitándome a tomar un chocolate caliente en su casa. El panorama pintaba a película de Almodóvar. Todo un reto que acepté porque así fluía la vida.

Cuando salí del curso seguía lloviendo. El chubasquero que compré en Lituania soportaba estoico las inclemencias. Paré cerca de Alcalá para comprar unos pastelitos y acompañar la tarde con algo dulce. Siempre me emociona entrar en la casa de algún escritor porque son auténticos templos cargados de libros, museos que honran la memoria de la luz. La suya no me decepcionó. Libros, libros y más libros. Era como estar en el paraíso.

Y de nuevo la lucidez, la grandeza y por ende, la admiración. No una de esas admiraciones tontas y simplonas, sino sincera. Por esa belleza de encontrar a personas que te despiertan ideas, pensamientos, emociones y posibilidades en un mundo enrevesado pero hermoso. Por esa sencillez a la hora de abrirte al otro desde la sinceridad, la claridad y la ausencia de prejuicios. Eso es todo un reto, porque siempre tendemos a examinar al otro con lupa y mirar en qué nos puede fallar o decepcionar. Excepto en aquellas personas que se abren desde el minuto cero y te dicen: esta soy yo, esto soy yo, no hay más excepto un universo infinito.

Es una sensación poderosa porque puedes explorar mundos a los que a veces es difícil acceder sino fuera por esa claridad y transparencia. No caben interpretaciones ni juicios, solo entendimiento y empatía. Esa compasión de la que hablan los budistas, pero una compasión sin cortapisas, sin dogmas ni ritos, siempre sincera, amable y sublime.

Lo que se iba a convertir en una merienda terminó en cena hasta que, a pesar de lo a gusto que estaba, llegó la media noche y me tuve que marchar. Toda la tarde intenté disimular el olor de pies, insoportable hasta para mí mismo, y cruzaba de vez en cuando las piernas para que no se notaran mucho los descosidos de mi único pantalón de invierno. Era todo muy cómico, pero le daba un toque mágico a la situación de tragicomedia.

Me llevé bajo el brazo uno de sus libros. No deja de ser curioso que escribiera en su día un libro de temática similar a “Ama hasta que te duela”. El amor y el desamor fueron los grandes temas que tratamos, pero desde el desapego y la libertad de hacerlo sin ningún tipo de reparo ni tensión sexual. Todo un placer y toda una tarde bella que agradezco desde la satisfecha idea de haber pasado un buen trozo de vida. Y una suerte el que hoy me olieran los pies. Sé de lo que hablo…

Anuncios

2 thoughts on “Ya no sufro por amor

  1. Solid article. I’m studying something similar here at University of Oregon. It’s really stimulating to discover writing from other writers and see a
    little bit from their source. If it’s okay, I’d definitely appreciate it if I
    might use a few of the articles on your blog.
    And of course, I’ll offer a backlink to your site at creandoutopias.net on my own blog. Kudos for sharing.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s