When I Grow Up


Hay un pájaro salvaje dentro. Se levanta y extiende las alas queriendo volar hacia cualquier parte. Lejos de cualquier sitio y cualquier tiempo. No hay idioma, solo susurro. No hay luces, solo luciérnagas que flotan suaves por el aire. ¡Oh desnudez infinita! Luces centelleantes, imposibles aleteos fugaces. Toda vida pasa. Todo perece excepto este momento. Todo es aniquilado excepto este recuerdo.

Floto. Alcanzo y rozo sus pupilas cerradas. Noto su aliento cerrado. La avidez de su latir. Nado. Entre sus vertebras. Delante de cada reguero de sangre, de vida, de interludio. Vuelo. Entre sus pensamientos. Entre sus emociones. Entre, dentro, intro.

Calma sedante. Silencio insoportable. Ternura en la esperanza ilusa. Fugaz, todo es fugaz. La vida es fugaz. La muerte es fugaz. El devenir es fugaz. El tren, cuando pasa sin parar en las estaciones es fugaz. Y la luz tenue. Frágil. Y el tiempo desaparece. No existe en lo volatil. En lo fugaz.

¡Ay! Gemido. Duele. ¿Duele? Sí, como el roce de la cuerda en el violín. Como la tecla del piano que aspira música. Como el acorde que nace del roce, de la vibración, del tímpano. Duele, pero produce música. Hay un latido más fuerte y poderoso. Ficticio. Pero se desplaza suave entre bosques y primaveras. Con gotas que arrasan desde la nube las asperezas del monte, los campos, la templanza. ¡Ay! Gemido. Sí, duele. Pero es suave, es llanto y grito y alarido como el que nace del violín, la guitarra o el piano. Sí, duele, pero es música.

Las manos se junta y se levantan. Se convierten en alas de un pájaro salvaje. ¿Un pájaro? Tiene plumas blancas, largas y suaves. Brillan en tono dorado. Y de su roce nace música, y dentellea bosques y primaveras. Y la luna, aquella luna de lunes, que juega al océano como un violín. Ave que despierta con el sonido de un espíritu fugaz. ¿Ave? Si no ha sido suficiente, escucha una y otra vez la música. Hasta que duermas o nazcas a la vida salvaje. Te invito a volar. A flotar. A gemir de puro dolor, de pura música, de puro roce en esta calma sedante. Hay un pájaro salvaje dentro de ti. Sácalo. Te espero para volar juntos como luciérnagas que flotan en el aire, centelleantes y puras, de luz en luz, de nieve en nieve, de templo en templo, de prado quemado a prado quemado hasta que nuestras piernas no puedan más y el tiempo consuma nuestro dolor. Nuestra música.

Anuncios

3 thoughts on “When I Grow Up

  1. Eres único, me encanta las cosas que encuentras y las que escribes.
    Pide una columna en algún periódico, el mundo por ejemplo?
    Un abrazo desde mi jardín querido marinero sin barco pero capitán de muchos tesoros.
    Volemos, merece la pena..

    Me gusta

    • Gracias querido Jardín… Cuando no existía internet escribía en algunos periódicos… Ahora eso ya no hace falta, excepto para el ego o la economía. Aquí tenemos nuestro rinconcito, con la chimenea encendida en invierno y sus flores en primavera. Y siempre la buena compañía. Así que gracias por vuestro calor…

      Me gusta

      • Excelente lo que comentas.

        Nada como la libertad de poder expresarte como quieras y sólo porque quieres en este mundo tan ¡Gigante! como la Internet, y tener tu propio espacio, tu propio lugar, además de poder llegar a cualquier rincon del planeta 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s