Solecismos, copulativas y subordinadas en un lunes negro


lunes negro

Cuando se lucha contra monstruos hay que tener cuidado de no convertirse en monstruo uno mismo. Si hundes largo tiempo tu mirada en el abismo, el abismo acaba por penetrar en ti“. Friedrich Nietzsche

‎”La bondad es la única inversión que nunca quiebra“. Henry David Thoreau

Hoy me he mirado al espejo y como buen lunes negro me he dicho a mí mismo: mi oscura sombra es más grande que mi zulito. Se nota que no se nada de lobos, identificarme con ellos es insultarlos, he visto en directo la falta de valentía en episodios que debía haberme comido un cordero. Los que me conocen bien están cabreados conmigo porque cuando hacen balance ven que han estado con un aprovechado camuflado de místico. Además, soy capaz de crear en ellos ira y rencor, proyectando procesos de cicatrización y aprendizaje para distinguir los zorros con piel de cordero. Un tío con morro metido en un personaje irreal que ha creado a raíz de un blog, unos cuantos libros y alguna que otra historia. Una persona que confunde y crea violencia, separación y desconfianza en los demás, incluso pena y lástima. Egoísta y manipulador. En fin, podría seguir hasta el infinito porque hoy la infinita calamidad se ha proyectado en ese extraño espejo.

Y cuando miraba al retrato y veía todo eso me daba un poco de pena. Porque en el fondo todos tenemos una sombra, un lado oscuro que se afana por sobrevivir a costa de todo, un monstruo al que rechazamos y apartamos la mirada pero que a la mínima de cambio nos acecha y se abalanza contra nuestras vidas destruyendo, de paso, todo lo que nos rodea. Ese abismo se esconde entre nuestras sombras, se acurruca tranquilo, a la espera, acechando cualquier descuido, cualquier tormenta, cualquier momento de debilidad. Ahí está aguardando con sus dientes afilados y sus garras puntiagudas. ¿Quién no lo ha sentido alguna vez? ¿Quién no alguna vez se ha dejado arrastrar por su fuerza y furia?

Pero no tengáis miedo. Se puede vencer a la bestia. A veces llega alguien con su aliento protector, alguien capaz de abrazarte incluso si eres bestia, de besarte o simplemente sonreírte y hacer de ese gesto un milagroso resurgir de vida y optimismo. No estamos solos. Existe la poderosa transformación de la terrible bestia, en algo bello. Por eso hoy, ha sido un día negro, cargado de oscuridad y pesadez, pero también de luz, más luz… relux… Porque siempre hay en el mundo trozos de bondad que levantan el alma y y te elevan a lo más grande… Siempre están ahí…

Anuncios

3 thoughts on “Solecismos, copulativas y subordinadas en un lunes negro

  1. En ocasiones aceptar a la bestia tal y como es, es dar el mejor paso porque ese hecho puede llegar a noquearla emocionalmente y en ese instante se abrirá la puerta o bien del entendimiento, o de la comprensión o del perdón en el caso de que sea oportuno.
    Esta actitud puede servir tanto para aplicarla a la bestia propia como a la ajena 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s