Alimentos para el alma


Alimentos para el alma

Mientras preparaba las cajas de libros que debo llevar mañana a Zaragoza y Barcelona, remiraba en la nevera para ver qué perecederos tendría que comer hoy para que no se echaran a perder. Zanahorias, champiñones, cebolla, un pimiento verde… Lo pelé todo, lo lavé bien y lo metí en la cazuela con un poco de aceite y especies. Luego añadí arroz y salió una buenísima paella vegetariana con las sobras y los restos.

No deja de ser curioso que el alimento, eso que nos mantiene vivos, haya pasado desde hace mucho tiempo a un segundo plano. Ahora gastamos mucho más dinero en pagar hipotecas o alquileres que en comer. La comida está siendo olvidada porque estamos olvidando el vínculo estrecho que tenemos con la naturaleza. Ya no alimentamos vida, sino que hemos convertido nuestro cuerpo en un estercolero donde solo echamos basura. Comida basura, tabaco basura, drogas basura, de todo tipo de substancias ajenas a nuestra naturaleza. Hemos olvidado la importancia de cuidar nuestro templo, nuestra casa, el lugar que habitamos. Llenamos nuestros pulmones, que son el recipiente de la memoria colectiva, de humos contaminados, volviendo gris y tóxico algo que debería ser puro, limpio, algo que permitiera absorber con delicadeza el recuerdo de nosotros mismos. La respiración profunda es lo que nos conecta con todos los vínculos, con todas las dimensiones. Es el aire que entra dentro el que aviva nuestro fuego interior, nuestra llama.

Y las piedras con las que construimos nuestra casa, ¿de qué material están hechas? ¿Hemos considerado alguna vez la piedra noble con la que construimos los ladrillos de nuestro edificio? ¿Hemos considerado alguna vez que en vez de construir templos cristalinos estamos edificando paredes mancilladas con cadáveres? ¿Cuánto sacrificio y dolor hemos acumulado en nuestro interior? ¿Qué clase de ser podría habitar en una habitación plagada de muerte?

Pero nunca pensamos en estas cosas. No tenemos tiempo porque de alguna manera nuestra condición insensata no nos deja ver lo que realmente somos. Pensamos, día sí y día no que la vida nunca termina, que nada nos habita excepto un puñado de células que se entrecruzan entre sí mayor función que la de ir tirando. Olvidamos que han hecho falta millones de años de evolución para que la perfección de nuestra máquina humana haya llegado hasta aquí. Y millones de antepasados han tenido que vivir y morir para dejarnos esta maravillosa herencia. Y olvidamos que solo somos eslabones de esa gran cadena que es la vida, y olvidamos que debemos ofrecer a las futuras generaciones algo mejor de lo que recibimos.

Y olvidamos sistemáticamente que el Ser que nos habita, el receptor de toda esa herencia es mucho más que todo aquello sobre lo que pensamos, sentimos o hacemos. Olvidamos, porque nuestro flujo, nuestra conexión con el cosmos y la naturaleza ha sido capada por todo el lastre de contaminación e infortunio que arrastramos en nuestras vidas, olvidamos porque no somos capaces de vernos desde la pureza de lo que realmente somos.

¿Y qué hacer cuando descubrimos lo que realmente somos? Esforzarnos día y noche por ofrecer al mundo lo mejor de nosotros mismos. Esforzarnos para que cuando de aquí a cien años ya no pisemos este planeta, hayamos obrado en rectitud hacia algo mejor. Esa debería ser la única respuesta que condicionara todas las preguntas. ¿Qué hacer con los restos de la nevera? Transformarlos con el poder alquímico del amor en algo útil y verdadero.

Anuncios

3 thoughts on “Alimentos para el alma

  1. Tiene buenísima pinta tu “paella” (arroz caldoso),que seguramente algún valenciano se sienta ofendido con tal descripción.
    También se ahorra mucho con los restos.
    Eres un genio amigo. Eres tu mismo y siempre ofreces lo mejor de ti.
    Feliz viaje.

    Me gusta

  2. Fantástico Javier, ese es el camino, transformar lo que creemos restos en vida, en energía y vitalidad. En una ocasión me invitó una buena amiga a su casa, era su cumpleaños.
    Mi querida amiga Carmen, que es una estupenda bailaora, pero muy mala cocinera, me dijo: Tú cocinas verdad?. Me fuí a su casa con una caja de bombones y una botella de Veuve Clicquot; mi amiga se había olvidado que era su cumpleaños y comprar algo para cocinar y festejar su día. Buscamos por toda la cocina y lo único que encontramos eran cuatro zanahorias todas arrugaditas (y por ello muy dulces) un resto de quinoa y una gran cebolla de su hermoso y vacío huerto. Lo transformamos en una comida maravilosa. La zanahorias quedaron dulcísimas, la cebolla muy pochadita se transformo en puro azúcar, la quinoa con el toque y su aroma de tostado le dió un sabor todo en su conjunto quedó una verdadera obra de arte. Fue un cumpleaños especial, al final acompañamos los bombones con un sabrosísimo pacharan casero, que su pareja, un maestro budista tenía guardado bajo siete llaves.
    Al final del día subimos a meditar a la montaña desde donde nuestros ojos todavía algo abrumados por tanto manjar de dioses, podía contemplar el Pico Veleta,… todo hay que hacerlo con el corazón y a lo grande, la vida son momentos, detalles.
    Comer y hacerlo bien cada día es el mejor de los regalos que podemos hacernos a nosotros mismos… si no nos cuidamos nosotros, quién lo va hacer?

    Me gusta

  3. Te ha salido exquisita, tiene una pinta buenísima…
    Parece una comida de la abuela, a fuego lento y con capita arrugadita. Pucherito de invierno.
    Igual te contrato como cocinero para mi escuela de Cocina para el Alma. Cuisine et Santé
    Un beso grande Javier, y buen viaje.
    Llevaté una comida para ese viaje, rollitos de arroz con algas, lo que comían los samurais, o croquetas de resto de cereales con verduritas salteadas, más zanahorias ralladas, crudas y semillas de sésamo con un toque de comino…y perejil crudo para proteger nuestros queridos huesos y darle un toque hermoso de color.

    Los humanos no estamos por aprender, preferimos caer enfermos y luego acudir al médico por si acaso nos puede salvar de las atrocidades que cometemos todos los días.
    Si aprendiésemos a valorarnos y querernos más, y no estar tan pendientes de todas los locuras externas, otra cosa sería, seguramente los servicios sanitarios no tendrían tanto trabajo y en consecuencia si viviría mucho mejor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s