Prójimopróximo7001,153. Paisajes desde la otra realidad


la ilusion de crear

No era la realidad de un hombre, sino la realidad del amor la que aparecía posible y esplendorosa ante sus ojos“… Jacinto Octavio Picón

Ayer quedé para desayunar con una profesora universitaria de antropología. Había hecho una tesis doctoral y estaba interesado en editarla en nuestra colección sobre ciencias sociales. Me encantó el subtítulo de la tesis: la ilusión de crear, la ilusión de creer. Basamos parte de la conversación precisamente en eso: en lo ilusorio, en las pantallas que damos por llamar realidad, y en cómo podemos traspasarlas. Como científicos sociales, ambos creíamos fielmente en lo que alguna vez dijo Albert Einstein: “la realidad no es otra cosa que la capacidad que tienen nuestros sentidos de engañarse “.

No daré ninguna pista de lo que este extraño título pueda ser, pero tiene que ver con esa ilusión de lo creativo. Lo podemos describir como un abrazo del alma más allá de la pantalla de lo real. Como una canción poética o un suspiro lejano, incapaz de nacer sin haber muerto antes. Pero podría ser el nombre de una serie de televisión, o de una saga a modo de crepúsculo. Podría ser cualquier cosa, un número en clave del centro de inteligencia, una coordenada espacio-temporal, una nueva frecuencia en clave de La. Por cierto, hoy leía un interesante artículo sobre un ministro de propaganda nazi de nombre Joseph Goebels que fue capaz de impulsar un cambio a nivel mundial: cambiar la frecuencia a la hora de afinar el LA musical a 440 Hertzios en lugar de los 432 Hz que hasta entonces se utilizaba. Desde 1939, fecha del cambio, hasta nuestros días, la frecuencia musical había cambiado, y por lo tanto, nuestra forma de percibir el mundo.

Ese dato me resultó curioso, también ese otro experimento desarrollado en el AC Institute de Nueva York en el cual el artista y filósofo Jonathon Keats ofrece la unión más poética a la que podamos asistir: unir partículas de luz en empatía cósmica. Es decir, crear un entrelazamiento cuántico conocido como el “efecto de Dios” para conseguir unir a dos personas en su luz. Amor más allá de la distancia, la luz como vaso comunicante del erotismo.

No es descabellado y yo mismo lo he podido experimentar en la frecuencia “projimoproximo7001,153”. Durante muchos años había practicado lo que di por llamar alguna vez “la conspiración en la respiración”. Se trata de un ejercicio de meditación en el que te unes a una persona mediante su propia respiración. Puedes hacerlo si estás interesado en saber cómo se encuentra un pariente o un amigo al que hace tiempo que no conoces o a una ex a la que añoras irremediablemente. Cierras los ojos, respiras profundamente tres veces y luego viajas con tu imaginación a la respiración de la otra persona hasta que ambas, la tuya y la suya, se unen en un mismo intervalo, en una misma sinfonía, en una única frecuencia. De alguna forma, se crea como una nota musical donde los dos se convierten en uno en una experiencia de luz cuántica. Y a partir de ese momento, puedes pensar y sentir y experimentar lo que la otra persona sueña o hace. Es perfecto para personas que acaban de terminar una relación y aún guardan la esperanza de volver con el otro. Ya no puedes abrazar a tu ex físicamente, pero sí puedes hacerlo cuánticamente.

Pues bien, la experiencia increíble, cuasi mística, viene cuando dos personas alejadas en el espacio y el tiempo sincronizan sus vidas en esa experiencia de respiración. He podido hacerlo en dos ocasiones en este mes y os aseguro que ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido jamás. Podéis alegar que la soledad es muy mala, que este chico sufre de efectos secundarios en el zulito y demás pensamientos escépticos. No me atrevería a contarlo en susurro sino fuera porque la otra persona en concreto tuvo experiencias similares y emociones empáticas de calado profundo.

Realmente pienso cada día más que existe un lazo místico por el que estamos unidos a todas las cosas. La experiencia “projimoproximo7001,153” me lo ha demostrado aún más. Sólo debemos poner la espalda recta, respirar tres veces profundamente y observar todo lo que ocurre a partir de ese momento. Las cosas cambian, nuestra vibración cambia, nuestra interrelación con el mundo cambia y la magia actúa. ¿Y qué es la magia? Es simplemente la posibilidad de conectar con esas frecuencias musicales, vibracionales, de luz cuántica cuya visión, la vida cotidiana entorpece. No lo dudéis… empezad a conspirar, y veréis el nuevo mundo, “la otra realidad”. Hay un lugar donde las almas se unen en luz… No dejes de viajar a él… solo tienes que respirar… y conspirar…

Anuncios

3 thoughts on “Prójimopróximo7001,153. Paisajes desde la otra realidad

  1. Sí estás “loco”, pero eres de esos locos locos cuerdos que el mundo necesita muchos como tú.
    Qué suerte esa conspiración y la frecuencia “projimoproximo7001,153”
    La tesis aquí comentada el titulo es profundo.
    De Madrid al cielo Javier; un abrazo desde el otro continente imaginario, por aquí parece que no hay demasiada vida, todos se dejan morir, qué pena. El espacio virtual esta habitado por demasiados miedos.

    Pobre el hombre,
    nacer no pide
    vivir no sabe
    morir no quiere

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s