El otro lenguaje


luz

El camino es ahora, este instante. Más allá de este instante no hay nada. Solo la suma de otro instante y el intervalo invisible que los separa.

Hay una forma de comunicarnos diferente. Una forma de entender la realidad que nace de una percepción completamente ajena a las estructuras que hasta ahora habían movido y regido nuestra lógica. Es maravilloso ver como podemos salir de la saturación de nuestra realidad para ver esa otra dimensión del lenguaje. Imaginaros una dimensión donde no viéramos rostros, edades, defectos, prisiones, pasados, sufrimiento o memoria, sino donde lo único que viéramos fueran puntos de luz. Brillantes candelarias flotando en un plasma de amor y luz.

A veces tienes la suerte de encontrarte a personas a las que miras desde cualquier distancia, y solo ves en ellas esa fuerza, esa luz, ese misterio que la acoge y la ilumina. Esa poderosa fuerza capaz de llevarnos a planos de la consciencia diferentes, capaces de destruir nuestras viejas estructuras, nuestros fundamentalismos con respecto a la realidad, nuestras carencias, nuestros anhelos. Capaz de llevarnos de forma suave hasta cuotas ilimitadas de belleza y placer.

Existe otro lenguaje capaz de transformarnos, de ver el mundo desde otra forma más grande y poderosa. Imaginaros poder cerrar los ojos y contemplar a la misma vez que lo haces una explosión de color y luz. Imaginaros poder cerrar los ojos y ver las luminarias, el manto infinito de estrellas que se alzan ante nosotros convertidas en piedras, bosques y hermanos. Seres humanos brillando como soles o luciérnagas, seres humanos transparentes, sin miedos ni secretos, capaces de flotar en un acorde de vibración infinita.

Imaginaros poder salir a la calle y escuchar no ruido de coches ni tambores de guerra matutina sino música, música clamando incesante el compás celeste. ¿Qué hay más allá de toda esa abundancia? ¿Qué puede haber después de alcanzar esas alturas? ¿Podéis sentir ya el toque de clarín de vuestra alma clamando por ser luz, más luz? ¿Podéis abrazar con vuestras invisibles manos todo ese mundo maravilloso y plagado de estridente hermosura? ¿Y si todos de repente pudiéramos entender y hablar ese nuevo lenguaje? ¿Acaso no haríamos de este hermoso mundo, un mundo mejor? ¿Acaso no serían la paz, el amor fraterno y la armonía el don que llenaría nuestras vidas? ¿Por qué seguir entonces apagados como hasta ahora? ¿Por qué seguir replegando nuestra divina llama? ¿No somos acaso luz brillante? ¿No somos acaso luminarias infinitas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s