“Mujeres que corren con lobos”


IMG_2415peke

Hay hombres hermosos, delicados, complacientes, sinceros. Hombres buenos y honestos, fuertes y amables, preñados de entusiasmo y alegría. Y también hay mujeres cariñosas, increíbles, dadas a hacer de la magia un lugar cargado de vida. Esta semana me he rodeado de ellas y ha sido increíblemente bello.

Ayer, por ejemplo, pude pasar una divertidísima tarde con una gran mujer de tan solo once añitos. Su madre, una mujer igual de increíble, me pidió que cuidara esa tarde de ella y pasamos cuatro horas irrepetibles, cargadas de locura y emoción. Ella me enseñó a patinar con uno de esos locos monopatines de dos ruedas y lo pasé en grande. Para compensar, yo le enseñé a conducir el coche híbrido, y me dio un paseo por la urbanización de lo más emocionante. Luego fuimos a dar un paseo y compramos barro y pasamos media tarde con las manos enfangadas realizando lúcidas figuras. Dice la madre que “tío Xavi” desmadró un poco a la criatura. Pero mereció un poco la pena. Así que gracias a las dos por esa hermosa oportunidad.

A su vez, estos días estoy conociendo la magia de lo real que es irreal y también viceversa. Hasta el punto de que cada palabra es capaz de convertirse en verso o mutarse hasta llegar a ser un beso brancusiano, como el que aparece en la figura. En nuestras charlas apasionadas, me hablaba hoy de este libro (“Mujeres que corren con lobos”), de lo bien que explica la importancia de comprender y gestionar los ciclos de las personas y de las parejas y del mundo en general. Existen los ciclos de él, el de ella y un tercero, el mutuo, me decía. ¿Cómo conocerlos y comprenderlos? ¿Cómo respetarlos y abrazarlos sin dolor, sin sufrimiento, sin amargura? ¿Qué parejas son esas que resisten esos ciclos o que desean resistirlos? En un mundo de usar y tirar, no existe el verdadero compromiso, no existe la necesaria responsabilidad para acercarnos al otro con el debido respeto, conocerlo con toda la calma del mundo y ver si, siendo ideal para nosotros, seremos capaces de ese “sí quiero” de compromiso y apoyo mutuo, de amor incondicional y compartir. Es por ello que las actuales parejas no son capaces de resistir ni el primero, ni el segundo, ni el tercero de los ciclos mencionados, me decía. Ciclos necesarios, de altos vuelos y bajos planeos, de subidas y de bajadas, de aceptación de la imperfección que corresponde a nosotros mismos, pero también al otro. ¿Cómo amar al ser imperfecto que somos? ¿Y como amar al ser imperfecto que tenemos en frente nuestra?

Resulta difícil poder expresarlo de otra manera. Poder abrazar de otra manera estas palabras que resuenan a veces desde la desesperación de no poder comprender porqué nos da tanto miedo amar. Quizás porque amar necesita irremediablemente vaciarnos de ego. ¿Cómo sino el amor nos puede preñar? ¿Y quién está dispuesto hoy día a vaciarse de sí mismo? ¿Cómo ser felices, en definitiva? Como dice Joseph Campbell, abriéndonos al designio del Universo que se expresa a través de nuestro destino. Esta frase la compartía hoy mismo otra hermosa mujer. Lo expresaba de forma tan hermosa que no puedo más que caer en la tentación de compartir sus palabras:

Querido Javier:
Muchísimas gracias por llegar tarde. Pocas cosas son tan peligrosas en este mundo como las “personas perfectas”. En nombre de la perfección, la intolerancia, el juicio, el rechazo. En nombre de la pureza, la degradación de la materia que también somos, el perdernos contemplar la maravilla de lo que está siendo delante de mí, detrás de mí, a mi lado, en mi interior, en aras a una ilusión óptica infantiloide y huidiza. La imperfección es nuestra gran aliada, nos permite reconocernos, hermanarnos en lo chico, en lo frágil, en lo débil, la imperfección nos humaniza, nos ablanda, nos acerca, nos permite mirarnos a los ojos. Lo contrario inflama nuestro ego, perdemos nuestro norte, dejamos de mirarnos a los ojos para mirar por encima del hombro, nos aísla en supuestas alturas, nos pierde. Amo lo imperfecto porque quiero creer que soy espíritu, psique, alma, y también materia, cuerpo, límites, consistencias e inconsistencias. Si el gran Hacedor lo hubiera querido de otro modo, de otro modo habría sido. Mi vida no la entrego, no la dedico a perseguir un Amor que en realidad no ama, que sólo exige, que pide que sea otra que no soy. Y además, así puedo yo llegar tarde a nuestro próximo te de canela que espero sea pronto, porque te aviso, ni yo ni mi vida somos relojes suizos, por fortuna, y la marea no llega siempre en el mismo minuto ni hasta la misma roca de la playa que la espera. Si no lo hace la marea que es sabia ¿por qué habría de hacerlo yo? Nos pasan tantas cosas en la vida (si decidimos vivir), que es tan poco lo que podemos controlar, si todavía soñamos que controlamos algo…

Así que sirva de homenaje estas letras a esas mujeres que corren con lobos, mujeres grandes, verdaderas, necesarias, increíbles, heroicas, capaces de transformarnos y contagiarnos de su magia. Y también a los hombres que las aprecian y las conquistan y las conservan. Aquellos mansos lobos capaces de correr a su lado, libres y poderosos, cargados de vida y universos.

(Imagen de Brancusi, regalo que hoy he recibido de la hermosa M.)

Anuncios

3 thoughts on ““Mujeres que corren con lobos”

  1. Javi, bandido, déjale a Mas en paz y sigue escribiendo post tan bellos como éste. Catalunya se merece decidir sobre su futuro y nosotros quizás que nos sigas obsequiando letras tan henchidas de magia y ternura… Mas ya tiene toda las Armadas y sus Brunetes para que le ataquen, toda una ancestral intolerancia para cerrar el paso a un legítimo libre albedrío. Sin embargo a nosotros quien nos pondrá, de buena mañana, en la pantalla frescas y entrañables cartas de puro y vibrante amor…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s