La derrota frente a lo sublime


isla

Es solo mío el país de mi alma, entro en él sin pasaporte“. Marc Chagall

Hoy le pedía a alguien que me llevara a su isla desierta, que me atrapara en lo sublime de su alma, en la grandeza de su invisibilidad, qué me llevara a un lugar fantástico donde el amor creciera sin restricciones. Y me quedaba absorto porque podía ver la isla allá lejos y podía saber que ella me comprendía a pesar de lo imposible, a pesar de la magia inalcanzable, como esa agua que se escurre cuando intentas atraparla entre las manos.

Quizás algún día eso ocurra en la vida real. Alguien capaz de llevarnos de la mano a esa isla enseñándonos el poder y la fuerza de la vida, como aquel lugar del que alguna vez hablé y llamé la tierra pura. Quizás no sea tan difícil y solo tengamos que cerrar los ojos y respirar. Respirar hacia dentro pero también hacia fuera. Respirar al amigo lejano, volar hacia la amiga lejana y respirarla profundamente hasta que se materialice.

Había algo hermoso en ese sueño, compartiendo abrazaditos en la distancia, con las sábanas recién puestas, el olor a apio venezolano que llegaba hasta aquí y la magia de lo real atravesando cada poro de nuestras almas… Sólo era un sueño pero reconfortaba en la soledad, me hacía libre y feliz, me conmovía en la dicha de pensar que lo sublime podía ser maravillosamente real si lo sentíamos, si nos transformaba.

Debo admitir, aunque ahora solo pueda hablar en susurro, que en lo sublime hay cierta derrota. Cuando alguien nos parece sublime y extraordinario nos entregamos, nos derrotamos ante él. Y en estos días me siento entregado a esa magia, sin juzgarla, sin llevarla a la silla de los acusados, sin encansillarla ni amañarla ni maniatarla. Dejando que se manifieste de forma libre y que nos lleve hasta donde tenga que llevarnos.

El amigo MJ, hablando con cariño y admiración de una buena amiga, me decía que ella siempre se despedía de sus hijos por las noches diciéndoles: recordad que sois buenos, importantes y valiosos. La magia con la que contaba esa entrañable anécdota y la fuerza de esas palabras dulces a unos seres queridos me hacía soñar con esa isla. Una isla sublime donde poder entregar el alma y la vida entera.

Anuncios

12 thoughts on “La derrota frente a lo sublime

  1. No es derrota frente a lo sublime, es la rendición ante lo sublime para ser sublime.
    Deberíamos rendirnos muchas más veces frente a miles de cosas para poder SER esas cosas.
    Hermoso, como siempre.
    Abrazos Javier.

    Me gusta

  2. También discrepo.
    Cuando no es posible la defensa, no ha lugar la lucha, por tanto rendirnos es lo anterior a derrotarnos.
    Para que haya una derrota tiene que haber una lucha.
    “No hay defensa posible; ante lo sublime, resignación contemplativa”
    (Una cara con una sonrisa )

    Me gusta

  3. Ahora ni disiento ni discrepo, simplemente tengo otro concepto de como funcionan las cosas.

    Nacemos con el triunfo en el mismo instante en que somos parte de ese Dios manifestándose y experimentándose. No hay destino posible, desde el principio, que no sea ese SER= “por fortuna nacemos con la derrota, por ser la lucha Kármica”

    El karma es un concepto, comprensivo a la mente, del devenir de esa experimentación y las leyes a las que está sujeta, que en absoluto suponen derrota, sino experimentación del TODO. Eso cree la mente, que tiene que vencer la derrota y se cree separada de todo y de todos .

    En esa esencia está el Saber de quien somos. La rendición nos hará Ser.

    Me gusta

  4. Me parece encantador hablar de esto. Quiero rogarte que no alteres el orden de las oraciones al citarme; es una cuestión de estilo, de vanidad en el fondo.
    Es precisamente la vanidad la que se entrega, rinde o despepita -a elegir- ante la belleza sublime, por avasallamiento.
    A pesar de la deriva, no tengo un enfoque espiritual, sino emocional, de este concepto. En realidad, criterio espiritual no tengo alguno sino que tomo prestados los que convienen a cada situación.
    El último con el que vengo jugando, habla de algoritmos genéticos y está ya en la calle. Se trataría de asumir que las aplicaciones de software cibernético -que posibilitan al humano crear comunidades virtuales basadas en códigos binarios- son el equivalente a la aplicación “Divina” que permite la “Creación” a partir de la química del carbono.
    Es un criterio “molesto” al que sólo encuentro una alternativa, a la espera de nuevas aportaciones: rebelarse. Por ello me gusta la conveniencia de romper el molde creador y entregar la cuchara ante lo sublime; porque quizá no esté en la hoja de ruta del Pantocrátor.

    En el fondo debo reconocer que cuando encuentro una oposición, me animo. Así sucede que podría defender lo que estás defendiendo, si defendieses lo que defiendo 🙂

    Me gusta

  5. Disculpas, ¿que digo?, perdón, por alterar los factores creyendo que lo importante era el producto. ¡Oh!, vanidad de vanidades- de egos hablamos- y en efecto, es su rendición la que permite el libre fluir de la belleza sublime. Si fuera por avasallamiento!, es entonces de fácil comprensión, los esfuerzos inusitados de este vanidoso yo por no reducirse a nada . Ahora se comprende la guerra.

    Ya estamos encontrando las intersecciones de las lineas, bien sean: curvas, rectas o medio-mellás.

    No parece tener demasiada importancia el grupo de pasos organizados por el que cada uno nos inclinemos. Nos juntaremos en el mismo sitio. Es entendible que a un pastor le guste leer en el agua y en los cielos y a un vanidoso, en los logaritmos genéticos.

    Pd.-“En el fondo debo reconocer que cuando encuentro una oposición, me animo. Así sucede que podría defender lo que estás defendiendo, si defendieses lo que defiendo”.

    Si fuera seguro que lo hicieras, me rendiría, pero puede ser una treta para derrotarme. ¿Ves la diferencia?. Si me rindiera y fuéramos uno en buscar la respuesta…perfecto, pero si me derrotas te doy una golpe en la espinilla jajajaja, aunque tengas razón.

    Decide: derrota o rendición.

    Me gusta

  6. Jeje. Te traicionó el algoritmo de la seguridad.
    Lo tenías todo preparado…

    A) Lo espero a Puerta Gayola (te lo estoy poniendo fácil en este entorno) ironizando sobre la importancia entre el fondo y las formas.
    B) Le doy parcialmente la razón, siempre que corrija su vicio y acepte la mía.
    C) Dejo ver algun dato para que recuerde que la información es poder.
    D) Reconvengo su superficial actitud.
    E) Cuando esté contra las cuerdas le ofrezco un armisticio.

    … pero te falló “algoritmo”. ¿Ves la importancia de las formas?
    Ante la belleza de las tuyas, de verdad, María, elige tú mi destino 🙂

    Me gusta

  7. “No parece tener demasiada importancia el grupo de pasos organizados por el que cada uno nos inclinemos. Nos juntaremos en el mismo sitio. Es entendible que a un pastor le guste leer en el agua y en los cielos y a un vanidoso, en los logaritmos genéticos.”

    Si te das cuenta, hay una descripción de algoritmo, (grupo o serie de pasos organizados para la consecución de algo), por tanto pudiera ser que mi “fallo”, fuera una fina ironía sobre tu deseo con alma de Narciso y mi contra-deseo de tu deseo, jejeje.

    Me rindo ante el placer de una charla bonita y llena de ternura.

    ¡Ríndete!, o serás hombre muerto…y luego no digas por ahí,que fuiste coaccionado.

    Gracias amigo. Hasta otra.

    Me gusta

  8. “No parece tener demasiada importancia el grupo de pasos organizados por el que cada uno nos inclinemos. Nos juntaremos en el mismo sitio. Es entendible que a un pastor le guste leer en el agua y en los cielos y a un vanidoso, en los logaritmos genéticos.”

    Algoritmo=grupo o serie de pasos organizados para la consecución de algo.

    Yo siempre voy a por el producto. ¿Sigues pensando que hubo fallo?. jeje

    Me rindo ante una charla amena; divertida, respetuosa y bonita.

    Gracias amigo. Hasta otra.

    Me gusta

  9. Claro que me rindo, y con placer. Akí está mi Bic.
    Entregarse es, a veces, la mejor opción. Más, si aporta a la convivencia pacífica.
    A menudo las diferencias no son más que semánticas; aparentes.
    Además, como te decía al principio, lo sublime me derrota siempre 🙂
    Abrazos en el aire.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s