Algunas reflexiones sobre la deuda y su prima


En siglos pasados, los problemas de deuda se terminaban a base de guerras. El caso de los Templarios fue quizás la primera intervención de un “estado” que no podía seguir pagando intereses por su deuda a unos “banqueros”-monje-guerrilleros que terminaron en la hoguera…

Ahora, ¿cual es la solución para terminar con este círculo vicioso de la deuda? Le preguntaba al amigo J. hoy mismo… ¿O la solución es estar dependiendo de la deuda de por vida, heredando nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos todo este desaguisado? Es un tema que como el nacionalismo, intento resolver en mi interior… Y J. me ayudaba en la reflexión que yo mismo hacía en voz alta. (Más abajo su respuesta).

En mi caso particular, lo que estoy haciendo es reducir todo tipo de gastos y no entrar en mas gastos (es decir, los famosos recortes del gobierno). Pero lo que sí tengo claro es que no pido más deuda para pagar la deuda, sino que intento trabajar más, comer menos y disfrutar menos hasta que consiga terminar con mi propia sangría. ¿Qué hacen los gobiernos en ese sentido?

Sí, me he quedado sin casa, he tenido que reestructurar toda mi vida y conduzco un coche híbrido con más de quinientos mil kilómetros sin posibilidad de cambio. No tengo móvil e intento reinventar mi negocio ya que mis distribuidores, la mitad quebrados y la otra mitad sin pagar desde casi un año asfixian la ya de por sí asfixiante situación. ¿Qué se hace en estos casos de pura supervivencia? Sobre todo revisar nuestros valores, nuestras conductas, nuestras formas de vivir, y lo más importante, nuestros hábitos.

Nunca he cobrado una prestación social, ni recibido una beca. Cuando me quedaba en el paro, me iba a la calle y me tiraba las veinticuatro horas buscando trabajo, aunque fuera de telepizzero o repartidor de propaganda o lo que fuera. Cuando no había nada de trabajo, entonces inventaba mi propio puesto de trabajo, ya fuera pintando muñequitos o vendiendo libros. Nunca había tiempo para la queja, que es la madre de todas las desgracias.

Así que me pregunto qué más hace el gobierno aparte de seguir apoyando a los bancos, que son los que desahucian a las personas que se han quedado sin trabajo. Porque esta es para la sociedad la paradoja. Rescatan bancos y no personas… ¿Y quién nos rescata a nosotros mismos? La supervivencia, la pura y dura supervivencia que se apoya en estos momentos y más que nunca en la cooperación y el apoyo mutuo entre nosotros. Pero J. tiene más respuestas que con su permiso y el vuestro comparto:

 

En mi opinión lo que está haciendo Europa liderada por Alemania-Francia y el BCE tiene sentido:

  • Por un lado, los paises del norte están mejor gestionados y son más productivos.
  • Por otro, tienen menor corrupción pública y privada (no debemos olvidar esta última, muy alta en España en “pequeñas” cosas que multiplicadas por millones suman millones.
  • Finalmente, asignan mejor los recursos; (1) no hacen obras sin sentido tipo Ave Albacete-Cuenca con 19 pasajeros; (2) no construyen un parque de viviendas acojonante tipo Seseña que luego se quedan vacías…

Creo que la medicina es adecuada:

  1. Solidaridad entre países, pero dentro de un orden para que no haya cachondeo (el ejemplo es loq ue está pasando ahora mismo en la UE).
  2. Reducir el coste de las administraciones para que el ratio funcionario/habitante sea como el de los países más eficientes (Alemania).
  3. Una visión del mundo económico menos especuladora, en el sentido de que las cosas requieren su tiempo. La reforma bancaria en Europa va en línea de hacer entidades más seguras, lo mismo que las exigencias a las aerolíneas de que paguen derechos de emisión de CO2.
  4. Una visión del gasto más austera, eliminando inversiones no necesarias.
  5. Idem como opción particular, eliminando como bien dice DK en el capitulo sobre el dinero de “Sirviendo a la humanidad” tantos gastos superfluos en diversión, tabaco, alcohol, caprichos, “disneylandias” (con todo lo que esto implica)…
  6. Una visión si quieres más holística de la vida, también como opción particular

Creo que es esto lo que se está empezando a sembrar.

 

One response to “Algunas reflexiones sobre la deuda y su prima

  1. Muy sensato lo de no pedir más deuda para pagar la deuda, también me parece perfecto lo de trabajar más si eso te entusiasma, pero lo que no me parece que esté bien es lo de disfrutar menos.

    Estamos en un sistema que nos tiene esclavizados como animales productivos, condenados a trabajos forzados durante 35 ó 40 años. Si lo piensas, es salvaje e inhumano y esto tiene que acabar. Así que el hecho de que haya un 25% de paro, o lo que sea, no es malo; cuando lleguemos al 100% se acabó el invento. Pienso en una nueva sociedad en la que cada uno/a pondrá al servicio de los demás sus talentos y dones sin esta esclavitud de horarios y años trabajados, será todo mucho más libre. Lo único que necesitamos es perder el miedo a la escasez. No es fácil.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s