La sabiduría del necio


Decía Valle-Inclán que cada día hemos de abrir en nuestras almas una sima de emociones e intuiciones adonde jamás haya llegado la voz humana ni en sus ecos. Ese disfrute místico y estático cada vez resulta más difícil. Hoy lo hablaba con un amigo en el jardín de su casa mientras contemplábamos como un puñado de avispas succionaban el cuerpo inerte de un pequeño pajarito. Como contraste, a mitad de la charla, una majestuosa paloma salvaje se posó a nuestro lado y nos miró durante un instante, intuyendo que ese momento siempre es reconfortante para el alma y sus simas. Muerte y vida en un mismo acto. Horror y belleza en esa dualidad que siempre nos persigue. En medio, la visión de la Unión, del saber que todo está bien, de que así es el mundo y sus consecuencias, y de que aún no hemos rozado ni tan siquiera un ápice de perfección.

La cuestión a tratar era importante, al menos en el plano emocional e íntimo. De un plumazo he dado un repaso, mientras escuchaba las alentadoras palabras del amigo, sobre todos los acontecimientos de los últimos meses. Había en ellos cierta dureza, errores puntuales, errores de cobertura, errores de análisis, errores de criterio y en última consecuencia, errores de actuación. Evidentemente he errado. Incluso he llegado a lo miserable ante lo mezquino que me imbuía. Sentía cierta pena por mí mismo, porque aunque siempre nos esforzamos por intentar hacer cosas, y dentro de esas cosas, intentamos siempre hacerlo lo mejor posible, sin dañar nunca a nadie, que es la mejor de las recetas para ser felices, irremediablemente, siempre que intentas influir en el mundo, el mundo reacciona o, como mínimo, se resiente, y ocurre lo ineludible, que no es más que la enseñanza, y el perdón.

El Maestro Eckart aconsejaba que cuando llegas a según que cumbres espirituales, debemos olvidarnos del ejercicio de la voluntad y no decidir nada sobre el bien o el mal de las cosas, estando muy atentos para que la intuición hable sobre ellas, en esas orillas de lucidez que a veces rozamos con la punta de nuestras extremidades. Para ello, los místicos de todos los tiempos se retiraban a Montañas y Desiertos. Y allí, en el silencio macizo resultaba más fácil y alentador escuchar el sonido del clarín espiritual. Pero aquellos peregrinos que deciden regresar al Valle, como aquel Zaratustra nietzscheano, esos que llevan una estrella radiante en la frente, son errantes y cometen errores porque han de lidiar con las fuerzas que hacen de su reinado una eterna batalla. Y en ese sentido, solo se arrodillan ante las palabras de San Pablo: Si quis inter vos videtur sapiens esse, stultus fiat ut sit sapiens (Si alguno de vosotros se tiene por sabio, hágase el necio para que sea sabio). Y siguen su peregrinar, y siguen la estela de la conquista de sí mismos, y con ello, la conquista del perdón. Siempre volviendo al centro, siempre peregrinando por la periferia.

6 respuestas a «La sabiduría del necio»

  1. Lo reconfortable es darse cuenta…

    Busco en la muerte la vida,
    salud en la enfermedad,
    en la prisión libertad,
    en lo cerrado salida
    y en el traidor lealtad.
    Pero mi suerte, de quien
    jamás espero algún bien,
    con el cielo ha estatuido,
    que, pues lo imposible pido,
    lo posible aún no me den

    Me gusta

    1. Muy oportunos los versos de D. Miguel, ciertamente, Rey de los errores. Fracasado en vida; genial póstumo.
      Muy pte. de su centro tuvo que estar para escribir lo que escribió a pesar de tanto revés.
      Enhorabuena x la cita.

      Me gusta

  2. Todos, querido Javier, hemos sido, somos o seremos en algún momento de nuestra vida el más necio de los humanos, forma parte del crecer. Al igual que también hemos sido, somos o seremos aquel que pueda otorgar el perdón que alguien necesite.
    Para ambos casos, hemos de saber estar a la altura.

    Un beso para ti y otro para tu amigo 🙂

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: