Soy Minero


La previsión era que los mineros llegaran pasadas las diez y media a la Plaza del Sol. Pasadas las nueve ya estaba intentando contagiarme del ambiente. Familias enteras paseaban buscando algún signo de agitación, de impostura, de comunión. Todos se miraban con cierta complicidad, especialmente si llevabas una prenda negra que delatara el motivo de ese inusual paseo. Poco a poco la plaza se fue vaciando de turistas y curiosos y llenando de sociedad indignada, de ciudadanos artos, de personas de carne y hueso cargados de un sentido semántico de la acción.

Los mineros se retrasaron mucho. En la plaza había padres cuyos hijos dormían tranquilos en el suelo. Rozando las dos y media de la madrugada, se escuchaba de lejos la masa humana que iba llegando. Un sentimiento de fiesta y gozo empezó a rodearnos a todos. Era como si verdaderos héroes mitológicos fueran a entrar a la plaza en cualquier momento. Todos nos mirábamos con cierta gratitud y alegría.

De repente empezaron a llegar los primeros y entonces el júbilo de la masa ardiente empezó a enloquecer. Se escuchaban las primeras canciones reivindicativas y los himnos propios de la minería. Todos querían tocarlos mientras que ellos mismos, increíblemente sorprendidos por la multitud que les recibía en Sol y les abrazaba una y otra vez, estallaron a llorar.

En ese momento hubo una reconciliación extraña entre ellos y nosotros. Formábamos parte de algo increíble y único. Algo que puede sobrepasar el significado profundo de solidaridad. Sentimos que aquellas gentes eran portadores de un mensaje de esperanza, un mensaje de amor hacia la esencia más poderosa que nos une a todos. Podíamos ver en sus ojos cristalizados una luz ardiente, una albor de esperanza. Algo nos decía en ese momento de extrema ilusión que un mundo diferente es posible…

Ayer y hoy, todos nos sentíamos mineros…

6 respuestas a «Soy Minero»

  1. Hoy me he emocionado y también cabreado con todo lo referente a la marcha minera.
    A mediodía escuché la radio. Explicaban los mineros lo gratificante que había sido el recibimiento al llegar a Madrid. No se esperaban que hubiese tanta gente apoyándolos y dándoles ánimos. Decía uno: «pensad que muchos de nosotros venimos de pueblos que no tienen más de 500 habitantes y ver todo esto nos ha desbordado», otro decía «al llegar, un bombero nos ha atendido para ver como teníamos los pies y llorando me ha dicho que nos entiende, que él es padre de familia y nos entiende y apoya. Esto ha sido demasiado para mi».
    Escuchar todos estos testimonios, así como los gritos apoyando a estas personas me ha hecho llorar.

    Luego he puesto las noticias en la TV y no han mencionado en absoluto nada de ese ambiente solidario, únicamente han sacado una fea imagen. Esto me ha cabreado sobremanera hasta el punto de casi justificar las revoluciones violentas.
    He estado a punto de romper con muchas cosas, de silenciar antes que hablar de forma crispada, incluso violenta, en la medida en que yo pueda ser violenta, porque ya no sé a dónde puede llegar el ser humano cuando ve tanta injusticia a su alrededor.

    Como curiosidad diré que no me he atrevido a entrar, como hace ya días, al remanso de paz que es la página de JT (Fundación Ananta) por no «ensuciarla» con mi mal rollo.

    No es justo que pase todo lo que está pasando.
    No es justo que haya tanta mentira.
    No es justo que desde una mentira se intente crear más de lo mismo.
    No es justo que exista tal grado de manipulación.
    No es justo abusar de la gente buena.

    Me gusta

    1. Estimada Luna,

      me ha gustado y emocionado leerte… Me alegra saber como poco a poco vamos tomando consciencia de esta gran mentira a la que tan acostumbrados estábamos… Cada día somos más los que vemos la realidad con un poco de sentido común y coherencia e intentamos quitarnos el velo de la ignorancia que se aposenta en nosotros como losas baldías. Por eso es bueno ir poco a poco desenmascarando la mentira y sus mentores. Por eso es bueno denunciar todo aquello que entorpece el advenimiento de un mundo más justo y humano. Por eso es necesario que cada día seamos más los que nos lancemos a Sierra Madre para conquistar parcelas de verdad. ¿Sabes cuantos políticos y pseudo news políticos de cuello blanco había ayer con la verdadera sociedad civil? CERO MAGNESIO. ¿Por qué? Porque están totalmente desconectados de la realidad… y viven regocijándose en su propia mentira, hipocresía, egoísmo y avaricia… Así que sigamos indignados, porque es para estarlo… Un abrazo

      Me gusta

  2. Yo sí escuché algo en la tele sobre el emotivo recibimiento que hizo la ciudad de Madrid a los mineros, no recuerdo en qué cadena fue.

    A mí también me preocupa esta situación y muchas otras que estamos viviendo (algunas de ellas me afectan directamente), pero la verdad es que no sé muy bien qué solución tiene todo esto, porque primero habría que hacer un buen diagnóstico de las causas. En cualquier caso la tiranía de los que mandan en Europa me parece inadmisible. Tampoco entiendo el tema del dinero que, según parece, se pone en circulación cuando a unos les conviene y se retiene cuando no. Pienso que el gobierno tendría que ser más firme frente a Bruselas.

    ¿Quién mueve los hilos del mundo?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: