La descarada mentira


Martin Luther King dijo una vez: “nunca olviden que todo lo que Hitler hizo en Alemania era legal”. Hoy, de madrugada, una persona que tiene intención de meterse en política afirmaba lo siguiente: “Nadie que no haya demostrado capacidad de hacer cosas en la sociedad civil debería de ser político profesional”. Supongo que eso le incluye a él, ya que el único bien que hizo a la sociedad en su día fue vender al mejor postor sus apuntes universitarios. Vamos, que no andaba de voluntario en Cáritas ayudando a los pobres, ni creando algún grupo solidario para denunciar cualquier aberración humana o cualquier otro tipo de actividad social o cultural que a esa edad, cuando se tiene un mínimo de consciencia social o moral, se suele realizar. Tampoco los que ahora están en el poder tienen en su cartera un buen curriculum de cooperación o de interés por los problemas de la sociedad, ni se les ha visto nunca ejerciendo de buen samaritano ayudando al prójimo en ninguna de sus facetas. Más bien todo lo contrario. Pero nuestra España cañí es así. Ensalza a los patíbulos del poder a ladrones y descarados miserables egoístas que lo único que pretenden, y lo sé porque lo he vivido en primera persona y los conozco de cerca a todos, es vivir del rédito y los privilegios de la política.

Por eso es tan necesario aborrecer y quitar de golpe todos los privilegios políticos. Por poner un solo ejemplo, ¿por qué políticos y diplomáticos poseen inmunidad? ¿Por qué tienen preferencia en los aeropuertos y en todo lo que hacen? ¿Por qué no pueden ser juzgados y por qué tienen pensiones y sueldos blindados que en los tiempos que corren es un insulto a la sociedad?

El ejemplo de Italia me parece que viene a cuento. Allí, antes de tocar pensiones, sanidad o educación han preferido eliminar de un plumazo la mitad de las provincias. ¿Por qué no hacen aquí lo mismo? Sería absurdo que la plaga política intentara ni siquiera pensar acabar consigo misma. Sería, al fin y al cabo, un suicidio para la nueva clase de privilegiados. Menos mal que nos quedan los salvadores que pretenden, por supuesto, acabar con estos privilegios. Eso sí, que no toquen los suyos, porque aunque los ha conseguido y los mantiene con cierta trampa, como nos decía Luther King, es una trampa y una mentira legal. La caradura y la desfachatez no tienen límite…

6 respuestas a «La descarada mentira»

  1. Yo no acababa de entender el por qué tocar a hachazo limpio (recorte o tijeretazo se queda corto) la sanidad y la educación.

    Ahora lo entiendo, primero por no tocar lo de «los suyos» y segundo (y más importante) porque son los dos pilares fundamentales que mueven al mundo.

    Salud y cultura; si atacas por ahí estarás atacando a los ciudadanos tanto a corto, medio y largo plazo. En definitiva, es un espinoso lazo para llegar a la manipulación más burda y cruel.
    Evidentemente, no lo conseguirán. Despertaremos y nos decidiremos.

    Me gusta

  2. A mí me parece bien que los políticos y todo el mundo ganen buenos sueldos, otra cosa son los privilegios. Lo que no me parece bien es que no se suprima el Senado, ni las diputaciones, y que no se rebaje el número de diputados a la mitad y otras muchas cosas que deberían hacerse antes de tocar sanidad, educación, pensiones y derechos básicos.

    Querido Javier, está muy bien que denuncies todas estas cosas, pero procura hacerlo sin que te afecte mucho. Queremos disfrutar de tus artículos muchos, muchos, muchos años. Te veo tan guerrero que estoy un poco asustada. Me digo a mi misma: «A este chico le va a dar un infarto».

    CUIDATE, por favor.

    Me gusta

    1. No te preocupes querida Mapef… estoy de vacaciones, y como no puedo estar tirado con la pata tiesa en la playa arrascándome el ombligo, pues me dedico a dar una vuelta por el mundo… 🙂 … y describirlo, o denunciar aquello que podría ser un poquito mejor…

      Me gusta

  3. Si hubiera muchos que NO se dedicaran a «la pata tiesa»…el mundo sería diferente.

    Sigue subiendo a las colinas, y mirar los cielos apretados de luminarias.

    Besos «pa» Javier el «tio más grande» que conozco.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: