La Pascua y la resurrección de la vida


El tránsito del invierno a la primavera siempre ha venido acompañado de múltiples celebraciones, ritos de paso y liturgias de toda índole. Desde hace milenios se representa este tránsito en la primera luna llena del equinoccio de primavera. En estos periodos de transición se reclamaban los Misterios y se producía el acercamiento entre las Enseñanzas y la Vida. El huevo, símbolo alquímico por excelencia del principio vital, era utilizado como representación del cosmos. Y es en la entrada de la primavera, estación fértil por excelencia, donde el hombre ha pervivido con la tradición de comer el huevo cósmico, mito de la creación, del ser primordial y de la existencia. Del mismo nació el dios Fanes, deidad hermafrodita de hermosas alas doradas que se le representa naciendo del huevo cósmico. La cristiandad también recuperó la tradición del huevo de Pascua, un rito judío que se trasladó al mismo momento de la resurrección de Jesucristo, simbolizando con ello la victoria de la vida (la primavera) sobre la muerte (el invierno). Así, los ritos paganos se trasladaron a las religiones institucionalizadas, sirviendo de vehículo cohesionador para la cultura del momento.

Y ayer tuve una experiencia antropológica de primer orden cuando vi como se realizan los huevos de pascua en el norte de Europa. Primero se seleccionan los huevos, los cuales son rodeados con flores o granos de arroz o hierbas. Se cubren con capas de cebolla cuidadosamente, metiéndolos posteriormente en unas viejas medias. Se crea con ello una tira de huevos que se tiñen con cebolla hirviendo en agua. Las hojas de cebolla sueltan un tinte especial que da color a los huevos. Cuando están hervidos, se retiran las capas de cebolla, las flores y demás ornamentos y se crean fantásticos dibujos. La verdad es que el resultado es sorprendente. Al día siguiente, cada uno coge un huevo y nace un nuevo rito, que consiste en golpear tu huevo con el resto. El que resiste el golpe, habrá ganado y sus deseos se cumplirán para el nuevo año solar. Que así sea y que todos los sueños cósmicos se cumplan, más allá de nuestras pequeñas voluntades.

 

Una respuesta para “La Pascua y la resurrección de la vida”

  1. como veo que no te han comentado te diré.Aquí hay un dicho: “huevos que hay que tener”, pa tirar pa lante, eso si que es arte.
    De todos modos los prefiero de chocolate, aunque se agradece la información,son muy monos pensé que estaban barnizados,yo me pido el de goma ese no se rompe y así me pido los deseos, ¡haber algo habrá que inventar!.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s