De amigos y tendencias en la taberna


Habíamos quedado en Sevilla para comer con unos viejos amigos. E. estaba como siempre. El cariño y la amistad permanecen intactos a pesar de los años que andamos soportándonos ya casi como hermanos. Había venido a pasar unos días con su abuela de noventa años, enferma de alzheimer, nuestra querida Abu… También estaba su primo J. y su novia N., catedrática de derecho internacional, amable y hermosa, arrastrando las dudas existenciales que en temas del amor siempre surgen “in the beginning”, que dirían en inglés. Tarde tranquila, acompañada de espaguetis y pestiños de Pascua y charla agradable.

Aprovechamos para dar un corto paseo por la mojada Sevilla. Daba realmente un poco de pena el ver tanto esfuerzo pasado por agua, sin posibilidad de que las procesiones pudieran siquiera asomar un ápice. Nos dio tiempo de entrar entre lluvia y chubasco en una taberna para tomar un refresco y unas papas bravas. Daba gusto entrar a un sitio así libre de humos de tabaco. Me gustó la estampa del camarero que intentaba ligar con dos mozas guiris, o quizás fuera viceversa, porque hoy día tanto monta monta tanto. El camarero me sirvió a mí la cerveza y a ella el refresco. Le dije que era al revés, y me guiñó el ojo diciendo que ahora todo era al contrario. Los tiempos cambian, y también las tendencias. Hace unos años era admitido socialmente, como un valor cultural, la imagen del hombre fumando y bebiendo una copa de coñac o vino. Ahora esa imagen caduca ya no vale. Y parece que vende más el hombre sensible, deportista, sano, sin esos ademanes de macho caduco y presumido en cuanto sabe que su poder no se perfila en esa imagen de duro de películas de western, sino más bien en esa imagen socarrona de hombre bueno, amable y sincero que tanto gusta hoy día. Su poder no reside en lo que muestra, sino en lo que oculta. Aún así, el macho camarero parece que tuvo éxito porque las guiris terminaron pidiendo su teléfono. Y es que las tendencias no son patrones fijos y duraderos, sino magmas cambiantes que fluyen de un lado para otro y siempre, siempre, siempre, provisionales. Sea como sea, que cada uno se muestre indefinidamente como es, porque atraerá hacia sí mismo aquello que resulta afín…

 

13 respuestas para “De amigos y tendencias en la taberna”

  1. el giraldillo?
    esto esta muy bien, me ha guastado lo de poner nombre, parece que me has leido el pensamiento, así no se te colará nadie,” sin pagar la entrada”, por decirlo de algún modo.

    Me gusta

  2. 1.GIRALDILLO,triunfo (o coloso), de la fe VICTORIOSA.
    CERVANTES, en su obra más famosa la define como “aquella gigante de Sevilla”..tan valiente y fuerte como hecha de bronce.
    2.Me encanta en el blog mi nombre sale en azul, bonito color, marcando la diferencia.

    Me gusta

  3. En Sevilla hay que morir.
    Giraldillo del triunfo
    Torre del oro
    Puente de Triana
    Barrio de Santa Cruz
    Jardines de Murillo
    Barrio de Santa Clara
    Barcones de gitanillas
    Cuando van las flamencas
    A su feria tan cotizada
    Así siempre Sevilla
    Mi madre y mi alma
    Y como no esas patatas bravas. Momentos de inspiración

    Me gusta

  4. Aquí no llueve, estamos en primavera… le hemos dado la bienvenida con todo su grandiosidad, hay miles de colores, diferentes tonalidades, los pájaros se hacen presentes con sus infinitos sonidos… la vida de alguien querido se va, se apaga, nosotros queremos que tenga luz, mucha luz… no puede caminar, no tiene fuerzas, no puede subir las escaleras, pero todavía mueve su cola, agita sus ojos y apenas sin fuerzas se inclina, se levanta, te quiere dar la bienvenida… hay algo tan grande y noble en este mísero mundo, donde las injusticias son tan grandes, donde puedes aprender tanto y tanto de un ser majestuoso y especial como es tu querido perro.
    Le lección de vida que estoy viviendo es inimaginable para mi, gozo de ella, de su grandeza, de su generosidad, agradezco cada gesto, cada suspiro, cada movimiento;gracias, miles de gracias… jamas sera suficiente mi gratitud hacia ti.

    Me gusta

    1. Teresa cielo, no sabes que recuerdos me has despertado al leerte…se de lo que hablas, te entiendo perfectamente…Duque también se marchó después de regalarnos 14 años de compañia…El sabía de su final,fueron 7 días muy largos… me lo pedía con su mirada, ya estaba dolorido y cansado, entre su mirada y el movimiento de su preciosa cola conseguía hacerse entender. Dificil decisión familiar tomamos después de luchar contra nuestro egoismo por tenerle…dura despedida pero llena de una magia indescriptible. Lo despedimos juntos, se fué rodeado de agradecimiento por todo lo que nos aportó y nos cuidó. Estaba bello como un cachorro, como el precioso Pastor Aleman que siempre fué.
      Aun me parece verlo por la casa, cierro los ojos y lo veo acercarse con su morro hasta meterlo debajo de mis brazos buscando caricias…De alguna manera sigue con nosotros porque yo lo siento cerquita de mi corazón.
      Se fuerte Teresa y despídete con todo el amor que a ti te ha profesado.
      Un fuertísimo abrazo, pero muy fuerte

      Me gusta

  5. He pasado unos días inolvidables… tranquilamente inolvidables, en la sierra de Cazorla, en una casita de campo, en un gran hoyo protegido por enormes montañas, por la parte trasera de la casa, una vez atravesado el jardín repleto de rosales florecidos, un arroyo “el Aguacebas” que baja del nacimiento del GUADALQUIVIR, dejaba correr sus aguas cristalinas, el sonido del mismo emanaba paz, mucha paz, me dormía escuchando el tropel de aguas sobre las piedras, y me llenaba de vida al despertarme con el mismo sonido, solo el viento que balanceaba enormes chopo y la lluvia de estos días, podían
    quebrar esa silenciosa paz, una mañana al despertar me puse un café y me senté frente al ventanal que daba la vista al arroyo, todos los amigos dormían plácidamente, yo mientras saboreaba aquel café escribí:

    AGUACEBAS

    Amanece.
    entre el río y la montaña
    y sonidos
    que adormecen
    los sentidos
    que acompañan
    que se extienden
    por la arboleda agitada
    la misma que el viento mece
    y a la que cantan las aguas
    las piedras y la corriente
    llenas de lentisco y zarzas
    de la alameda hasta el puente
    este café sabe a gloría
    postrada en este aposento
    donde me miran las rosas
    creciendo en el viejo huerto
    antes… sustento de un labrador
    ahora… caminito de recuerdos
    desde el sendero que baja
    hasta el profundo riachuelo
    en la escarpada montaña
    se divisan dos caminos
    y en rincón, una casa
    desde la cual os escribo.

    besitos… Eugenia moreno
    gracias a mis amigos por estos maravillosos días.

    Me gusta

  6. Gracias a todos…

    Aquí todo sigue su proceso, su caminar.

    Vamos acompañarla hasta el final, por mucho que me duela el alma y sepa que en cualquier momento mi corazón pueda estallar en miles y miles de trocitos inmensos, grandes, pequeños; porque mi corazón ya se encontraba muy hérido, pero no importo en éste momento yo, es ella que nos necesita, y como dice la querida Olga P., aprendemos a soltar a ir dejándoles marcha y respetar su propio proceso de partida; asi lo haremos, la acompañaremos con alegría, con música, con color, con masajes, aplicándole reiki, bailando para ella, poniéndole música celestial para que su entrada en el infinito sea grandiosa, igual de grande que siempre ha sido ella para nosotros.

    Ayer fue un día precioso, con muchas flores amarillas, luego blancas… abrimos su espacio, se incorporó, subió las escaleras, volvió a bajar las que conducían al exterior, camino, camino, yo la seguí, llego hasta la inmensa pradera, y allí, junto al bosque se sentó en el suelo, se tumbo, de vez en cuando levantaba su cabeza, suspiraba con el susurro de la suave brisa, y volvía a dejarse caer… no pude quitarle de allí en todo el día, cogí una sillón de casa, un libro utópico, otro de poesía, me senté junto a ella a dejarme llevar; al atardecer la transportamos a casa sobre una manta, ya no quería o podía caminar, no puede hacerle comer casi nada en todo el día, solo un pequeñito trocito de pan blandido, intenté de todo, pero no quiere comer.

    Hoy es un nuevo amanecer, continuamos con la rutina de la vida, el espacio mayor de tiempo seguiré dedicándolo a ella, hasta que llegue el momento de su partida-

    Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s