La colmena, Hamer y el amor sin sexo


Día intenso el de ayer… Por la mañana, una visita sorpresa de R., un discípulo del polémico doctor Hamer, vecino además de Hornachuelos y gran lector de libros que por sus rarezas sólo pueden encontrarse en bibliotecas como la mía o, ahora, ante mi sorpresa, también la suya. Un grato descubrimiento, sin duda, ignorado en estos años en La Montaña. R. tuvo un cáncer que superó gracias a los consejos del doctor Hamer.  Maravilla como su conversión a las nuevas terapias las explica con emoción y convencimiento. Habrá muchas más charlas con R. y espero que sus consejos se escuchen por todo lo alto.

Al poco tiempo de marcharse R. me llamó A. para que le acompañara en la visita a un colmenar. Esta ha sido una experiencia increíble. Sumergirme en el traje de marciano apícola y luego introducirme en la increíble comunidad de las abejas ha sido una iniciación al mundo de los enjambres, las mieles, las colmenas, la cría de reinas, la varroa… Hubo un momento de pánico contenido cuando de repente, una colmena anarquista que andaba en un lugar apartado reaccionó de forma inesperada. A. abrió la colmena para ver su estado y allí había cientos, quizás miles de abejas que empezaron a salir y a rodearnos defendiendo su comunidad. En la foto que adjunto se puede ver algo. Me interesó mucho las explicaciones de A. sobre la organización de la comunidad y de con qué perfección natural se organizan para mantener en equilibrio toda su sociedad. Cuanto tenemos que aprender de esa comunidad natural donde lo importante es el bien común y la armonía de sus miembros.

Por la tarde, la hermosa visita de mi querida B., la cual se ha marchado esta mañana tras intensas charlas y paseos. Somos tan amigos, nos queremos tanto y existe tanta complicidad y respeto mutuo que podemos dormir juntos y ducharnos juntos desde una respetuosa castidad, fundidos en un profundo abrazo lleno de amor, de ese amor silencioso del que tanto aprendemos todos los días. Hay mucha gente que no comprende que el sexo es hermoso, pero sobre todo hay mucha gente que no comprende sobre la profundidad de estar acostado con una hermosa mujer sin que el sexo sea el protagonista de la noche. Amar en silencio, abrazados, comprendiendo que los pudores de nuestra sociedad pueden ser vencidos desde una madura posición. Un bonito broche para una bonita e intensa semana irrepetible.

4 respuestas a “La colmena, Hamer y el amor sin sexo

  1. Es todo un privilegio recibir tus entradas, como lo es tenerte por amigo..de los de verdad. No tengo el placer de conocerte personalmente, pero me basta, de momento, leerte y disfrutar la experiencia de seguir conociéndote.

    Dejo aquí un pasaje que,a mi modo de ver, mejor refleja lo que, con extraordinaria belleza, has querido compartir. Gracias.

    El sexo puede ser tan casto como el cielo azul sin nubes;
    pero con el pensamiento, la nube llega y oscurece el cielo.

    Por lo tanto, el pensamiento es el veneno, no el amor ni la castidad ni el sexo.
    El que es inocente, cualquier cosa que haga es siempre casta;
    pero la inocencia no es producto del pensamiento. (Krishnamurti)

    Me gusta

  2. Pingback: Soy asexual, ¿y qué? | CREANDO UTOPÍAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s