A María…


Desde el silencio también se dicen muchas cosas. Normalmente, desde el silencio se pronuncian esas grandes verdades que son incapaces de reproducir los sintagmas nominales, los gerundios o los verbos. Y allí estaba ella, en alguna parte, quizás en la fila de atrás, en silencio, acurrucada en un rincón imposible, irritando, con su invisibilidad, a los que deseaban reencontrarse con su belleza. Entró, como decía Nwanda, como una reina a su palacio, como una señora que hace gala de su poderío pero con esa discreción propia de los grandes, desde la humildad más absoluta, desde la arrebatadora presencia de la integridad más exquisita. Y nadie se percató de su grandeza, excepto aquellos de corazón puro, aquellos que ven y miran más allá de las formas, de los trajes, de los brides fashion, de los flases, de la apariencia. Aquellos que se alejan de lo superfluo y se detienen en los pequeños detalles, en los pequeños gestos, en los guiños que hacen grandes a sus receptores, porque son ellos los que verdaderamente dan sentido a todo lo que existe. Allí estaba, en alguna parte, lejos de la vanidad, del orgullo, del poder, del éxito. ¿Para qué? Ella no lo necesita, tiene suficiente con mirar de frente, de cara, con tratar al otro como a su igual, sin mirar si es hombre libre o esclavo, sin entrar en el detalle de su altura o bajeza, ideando en su corazón un gran espacio para albergar aquello por lo único que vive. Y esa vivencia es sufrimiento, y dolor, incluso rabia. Sólo el coraje de saberse única la detiene. Sólo la nobleza de su alma le empuja a abandonar la gran sala como un ladrón en la noche… Así se fue, y así permaneció, alejada del bullicio, del ruido, preñada de silencios, pero sobre todo, a punto de parir un gran amor… A ti, la dama…
(Foto: El menda compartiendo mesa con Jesús Cacho, exdirector de la prisión de Alcalá Meco, MC, Luis María Ansón y Carmen Hernandez, la editora de MR en la presentación del libro «Memorias de un preso». En alguna parte de la gran sala estaba ella, la audaz melancolía…)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: