Tiempo de silencio


Nos escribe Joaquin un último pensamiento simiente para recordarnos la importancia del silencio antes de que las inevitables vacaciones se apoderen de nuestras vidas para todos aquellos que puedan disfrutarla. Silencio justamente cuando ayer, de forma excepcional, estuve casi seis horas hablando por teléfono con L. Para una persona como yo que no le gusta nada hablar por teléfono eso fue increíble. ¿De qué se puede hablar durante casi seis horas? De casi todo, sobre todo si los que hablan son auténticos desconocidos. Pero no es tan fácil poder hablar con alguien desconocido durante tanto tiempo. Tienen que darse algunas condiciones, alguna química especial para poder estar a gusto en la conversación y perpetuarla en el tiempo hasta la extenuación, una conversación que tan sólo la ya entrada madrugada pudo interrumpir. Merecen la pena estos encuentros extraños, estas conexiones y esta química con gente que nunca has visto en tu vida. Resulta hermoso y en un mundo tan necesitado de diálogos resulta imprescindible. En toda la conversación hubo mucho humor, pero sobre todo, mucho respeto y admiración mutua. Puede que esa sea la clave para que las personas se puedan entender sin necesidad de entrar en discusiones vacías, dolorosas, insanas. Me alegra haber conocido a L. y me alegra haber participado de tan sano momento…

4 respuestas a «Tiempo de silencio»

  1. Seis horas,¿pondrías el manos libre?Un encuentro auténtico es un accidente,un maravilloso accidente. Y desde luego hoy día las maravillas no son nada cotidianas. Son más bien escasas y festivaleras.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: