La bondad como recurso


De las cosas más difíciles del mundo, de eso que debería diferenciarnos del resto de los seres vivos y entronarnos como humanidad, esa es la bondad. La bondad es una virtud, un valor tremendamente difícil. Resulta complicado ser bondadosos, primero con nosotros mismos, luego con nuestra familia y amigos, con el entorno y con la máquina celeste. La bondad, que debería surgir en nosotros como algo natural, ha preferido ocultarse y desterrarse de nuestra vida. Ya no es algo que se haga público, quizás porque muchos piensen que al hacerlo, envilece. Sin embargo, debemos modificar ese hábito, y sentirnos orgullos cuando la bondad se expresa en cada momento y cuando destronamos de nuestras vidas el tedio y la amargura. Seamos bondadosos hasta con las pequeñas cosas. Quizás entonces la vida se muestre bondadosa con todo lo que merezca ser vivido…

2 respuestas para “La bondad como recurso”

  1. A veces podemos objetar que la bondad ciega causa estragos, sobre todo cuando nos empeñamos en ayudar sin saber las consecuencias o sin tener en cuenta la realidad o libertad del otro. ¡Cuántas barbaridades se han cometido bajo la sentencia: “es por tu bien, lo hago porque te quiero”! Por eso la bondad se complementa con el discernimiento y ambos se conjugan dando lugar a la sabiduría. En este proceso la bondad no pierde sus cualidades, sino que amplía otras poniendo luz a su calor natural.Gracias "loco"Denacorima.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s