¿Progreso o regreso?


El progreso parece una fórmula agotada. Lo humano, contaminado por ese virus llamado ambición, desea siempre tener más, querer más. Es un ser insatisfecho, y no hay nada que le detenga hacia esa marcha imparable. Quizás deberíamos regresar a un estadio simple, vacío de ambiciones, o al menos, ambiciones dañinas, donde podamos recuperarnos pacíficamente de todo cuanto ocurre. El progreso desmedido que hemos sufrido en este último siglo puede acabar con la raza humana si no somos capaces de dominar nuestra conducta. Así, dejemos de progresar en lo material, y en todo caso, regresemos al mito del eterno retorno para retomar los valores y la esencia que nos debe caracterizar… Regresemos a nosotros mismos…

(Foto: Mina de la Plata, un lugar que en su día simbolizó el progreso, y ahora está de vuelta hacia ninguna parte… Posadas, Junio de 2009)

2 respuestas a «¿Progreso o regreso?»

Responder a Kurz Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: