El viejo molino


Ayer fue un día hermoso… Por la mañana estuve dando un paseo por un viejo molino con un terrateniente amigo personal del rey y de la familia Franco, viendo una finca cercana a Los Ángeles la cual estaba exuberante ante la inminencia llegada de la primavera. Me sorprendió descubrir ese paraje hermoso tan cerca de donde yo vivo. Sin duda, esta tierra guarda rincones tremendamente hermosos por descubrir y disfrutar. A mi maestro de ceremonias quizás le hubiera molestado descubrir que soy republicano por edad y consciencia, pero por suerte, supe adaptarme a la situación y no detentar ningún tipo de posición o comentario político en un momento que no lo requería. Eso sí ocurrió por la tarde donde fui a tomar un refresco con algunos miembros del partido para hablar de cosas que al final nada tenían que ver con la política pero que sirvió para pasar un rato agradable y tranquilo, supeditado por la atenta mirada del transcurrir del tiempo, un tiempo que mece nuestras vidas a su merced y nos hace privilegiados mientras somos conscientes de su invisible mano.

Así llegó la primavera, con luz, mucha luz, coincidente además con la conexión de luz en mi nueva casa, la cual disfruto todos los días y desde donde ahora escribo mientras contemplo como los vegetales plantados crecen sin parar… y reservando las noches para cuando Ella desee acompañarlas. Y así transcurren las horas… Como si el mundo fuera una oportunidad para acelerar nuestra integración en el sueño de lo irreal. Ojala hoy tuviéramos una hermosa oportunidad para ser generosos con la vida. Ella, agradecida, sabrá aportarnos todo cuanto necesitemos, todo aquello de lo que somos merecedores… Como esas golondrinas que hoy volvían a mi balcón, gobernando de nuevo su pequeño nido el cual he mirado durante todo el invierno con melancolía y añoranza esperando su necesario retorno… Ahora ya están aquí… me voy fuera para saludarlas de nuevo… es tan hermoso verlas volar…

(Foto: Viejo molino construido en 1901, La Montaña, equinoccio de primavera, 2009)

2 respuestas a «El viejo molino»

  1. Seguramente por eso estas precisamente en ese lugar tan querido para tí. Tu lo sabes valorar y el lugar te devuelve ese respeto con creces…Y seguro que te guarda muchas más sorpresas…Un abrazo Javier:)

    Me gusta

  2. Jonamu dijo:El Amor a Dioses Vida sin muerte.es vivir aquello que no te comprenden.El Amor a Dios te sirve de interprete,y ya nada dudasy todo lo entiendes.Hay gente del campo,criada entre montes,que hablan de Dios con unas razones,que al de la ciudadle hacen que piense.El Amor a Dioshace al hierro doblarsesin herrero y sin fragua,y sin manos con martilloque lo partan.Si Dios no fuera Dios,no pasaría díaque el hombre no viera su Fuerza,un día en huracány otro díaen diluvio o temblor de tierra.Si el hombre creyera en Dios,sería amigo del aire,del agua y de la tierra.El hombre engaña al hombre,por mucho saber que tenga,pero no engaña a Dios,aunque éste su intento sea.Autora: Ana García de Cuenca.Javier, por lo que escribes, veo que crees en Dios, porque eres amigo del aire, del agua y de la tierra.Buen fin de semana a todos.

    Me gusta

Responder a Anonymous Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: