Carisma


Hace algún tiempo hice un trabajo de antropología sobre el carisma. Max Weber hablaba de esa cualidad de ciertas personas que pasan por ser extraordinarias, de esos príncipes de almas, como los llamó Eliphas Levi. Personas endiosadas, que epistemológicamente quiere decir llenos de dios, es decir, llenas de divinidad, de fuerza, de don… Son referencia, nodos, punto de atracción, focos que iluminan en la noche del alma a aquellos seres que se sienten perdidos. Lo hacen a través de la palabra, ya sea esta escrita o hablada, a través de la mirada, del silencio, de los gestos o las acciones. Normalmente viven en un proceso complicado, creando mitos y leyendas posteriores o convirtiéndose ellos mismos en mitos y leyendas porque, de alguna forma, y a través del tiempo y la memoria colectiva, quedan enclavados en la psique humana. Jesús se endiosó cuando el Cristo descendió y lo adumbró. También Buda, pero también un Gandhi, o un Borges. Los lleno de gracia, o de don, como también se les llama, a diferencia de los endiablados, llenos del mal, concurren hacia causas buenas para la humanidad. Normalmente se aferran a una “idea-fuerza”, por ejemplo “amor”, “paz”, “libertad”, y la desarrollan en toda su potencia. Es decir, concurren y fusionan una fuerza, la del endiosado, con una energía, la “idea-fuerza”, y crean un nodo de corriente que arrastra a todos los que se sienten atraídos por ello. Así, la persona carismática actúa a través del poder carismático, convirtiéndose allí donde esté en un héroe legendario. La convicción emotiva del heroísmo así como esa sabiduría judicial que se pretende, son capaces de transformar desde dentro a los humanos, las cosas y las organizaciones de acuerdo, según nos dice Weber, a su voluntad revolucionaria.
¿Y quién puede estar endiosado? Los héroes, aquellos que realizan el viaje iniciático y superan las pruebas que la vida les pone por delante. Normalmente, pruebas duras, según su fuerza, para comprobar verdaderamente su poder. Está todo descrito en los ritos masónicos a la perfección, y en cualquier rito que hable o describa el viaje iniciático.
Ahora bien, ¿cuál es papel fundamental del que está lleno de gracia? Sólo puede ser uno: COMPARTIR. Tras la derrota en las elecciones norteamericanas, Al Gore tenía dos opciones, o retirarse como hacen casi todos a una vida placentera o buscar una idea fuerza para alertar de algo, en este caso, el cambio climático. El Che Guevara podría haberse quedado tranquilamente como ministro de Turismo en Cuba. Todos aquellos que pudieron transformar su realidad podrían haberse quedado tranquilos aguardando a la Dulce Dama, sin hacer nada más que eso. Aurobindo hubiera perdido la batalla si se hubiera conformado con una lucha política y la prisión, acabando allí su ideal. Muchos jóvenes que alguna vez han disfrutado de cierto carisma acaban aburguesándose pensando que es suficiente con tener una bonita casa, un bonito trabajo y una tranquila familia aspirando simplemente a riquezas, y no dones. No sienten la necesidad de llenarse de fuerza, dejándose llevar por esa constante contaminación positiva para poder, al mismo tiempo, llenarse de don… Y el don se puede transmitir… la gracia se puede compartir…
Es un tema muy interesante del que puede hablar abiertamente, sin necesidad de que aquel que se sienta una persona con el don del carisma se deba sentir soberbio por hacerlo. Es un hecho que existe y es un hecho que se puede tratar con toda la humildad del mundo. Se puede desde la antropología detectar ese endiosamiento y describirlo con naturalidad, incluso tratarlo con naturalidad. Para algunos comprendo que sería un tema soberbio o de engreimiento o de “endiosamiento”, pero esta vez, en el mal sentido de la palabra, tal y como lo mal utilizan actualmente algunos para designar un exceso de orgullo, chulería o falta de humildad-humanidad.

(Foto: Líder carismático del antiguo Egipto. Museo de Copenhague, diciembre de 2008)

Una respuesta a «Carisma»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: