En busca de lo milagroso…


Llevaba todo el día dedicado a la redacción de la tesis… Eso consume tiempo y a veces te sume en pensamientos poderosos, extraños, en un exceso de ruidos y aflicciones que conjugan las experiencias pasadas con todo aquello que te rodea y que no siempre dominas. Por un momento cerré los ojos y pedí al universo, o a la vida misma, un pequeño milagro. Uno de esos milagros que se desean continuamente y que suelen estar ahí, a la espera de que la tempestad molesta pase una vez alejado el trueno y ya sólo podamos sumergirnos en esas cuantas gotas que caen encima de uno… Y entonces ocurrieron tres al precio de uno. Sonó el teléfono y me vi al rato tomando un refresco con dos hermosas mujeres mientras los rayos del sol golpeaban mi cabeza. Y eso me animó. El sol, la charla agradable, unas pocas aceitunas en un plato devoradas entre risas y anécdotas. Me animó tanto que a la vuelta cogí la bici y me marché al monte. Allí sentí como las cadenas habían caído, me sentía liberado de hierros y promesas y podía ver el cielo y la tierra como un hombre libre. Y ocurrió el segundo milagro. Pinché la rueda de la bicicleta y tuve que volver despacio, caminando, contemplando en lo inesperado todo cuanto ocurría. Y allí estaban, elegantes, majestuosas. Apenas podía continuar sin desear ser una de ellas, traspasando el verde florido en esta otra primavera extraña y sintiendo como un triunfo la alegría y la paz de las pequeñas cosas. Adjunto foto del momento…
Y mientras escribía esto una buena amiga, Anja, me llamó desde Alemania para rezar juntos. Ha sido hermoso cerrar los ojos y rezar a la manera cristiana por familiares y amigos, en una comunión invisible pero real que pretende transmitir momentos de paz y armonía. Me he animado tanto que hoy quizás vaya a misa y penetre en cualquier templo que, para Eliade y para mí, es como penetrar a un universo paralelo. Pues así sea…
(Foto: a pocos metros de mi casa hay un paraíso de verde, de montañas y ríos y valles y vida y olores… El paraíso existe y está ahí fuera, lejos de cualquier oscuridad interna, La Montaña de los Ángeles, enero de 2009)

3 respuestas a «En busca de lo milagroso…»

Responder a joaquin tamames Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: