España, a la cabeza de la investigación precaria


Siempre que llegan estas fechas cierto nerviosismo atraviesa mi médula espinal desde hace algunos años. Los investigadores que trabajan para y por conseguir un doctorado, sólo pueden hacerlo de forma digna siempre y cuando sean millonarios o accedan, si es que eso es posible, a una precaria beca de investigación. La burocracia que regula el poder acceder a una beca resulta aplastante hasta para el más paciente de los investigadores. Primero, hay que averiguar qué tipo de becas existen. El amigo de un amigo te informa que puedes optar, por ejemplo, a la Fpu… Ponemos, como buenos investigadores, la palabra fpu en el google e incluso miramos en la wikipedia para ver si dicen algo más… Nada… sólo encontramos las páginas de los Precarios en Acción ( www.precarios.org ) que al menos estos, nos dan a entender que las becas existen y no son una ficción política. Tras varios minutos navegando por ministerios de un lado para otro, en algún rincón de algún enlace encontramos por fin la Fpu… Ahora sí viene la prueba definitiva: leer y entender los requisitos para poder acceder a la misma… Este año, me he llevado la sorpresa de que por no cumplir uno de los requisitos no puedo ni siquiera acceder a la convocatoria, la cual, sea dicho de paso, nunca conseguí aprobar (por falta de becas, de méritos o de papeles). Me he llevado las manos a la cabeza… Ahora sí que se acabó el poder acceder al maravilloso mundo académico… Tres años de intentos, de pura supervivencia, de «búscate la vida» como puedas… simplemente para nada… Así va la investigación, así salen los doctorantes, así va el país…
Y luego queremos ir a la cumbre esa de economía sobre la crisis… supongo que para presumir de nuestros jamones pata negra, nuestro aceite y nuestro turismo… país bananero… claro… pero queremos estar… así somos en España…

5 respuestas a «España, a la cabeza de la investigación precaria»

  1. Cuánta razón tienes, Javier. Todo eso que cuentas yo lo viví. Cuando acabé la carrera procuré buscar becas que me financiasen la tesis: FPI, FPU, o las propias de mi comunidad. Tuve la suerte de que me concedieron la peor de ellas, pero al menos una, con la que pude financiar mis estudios de tercer ciclo. A partir de ahí, me enonctraba en tierra de nadie, ya que no era ni recién licenciada con lo que pudiese optar a las becas de 4 años (FPU, FPI) ni tampoco había otro tipo de becas que financiasen exclusivamente los años de tesis. A todo esto el problema se incentiva porque a todas las carreras les exigen el mismo baremo de media para otorgarle becas, independientemente de que sean de letras o de ciencias. En mi caso, yo ingeniera, tuve que competir contra licenciados en otras carreras donde la media general suele ser superior. Por tanto me vi obligada a trabajar en una empresa por el día y trabajar en mi tesis (sin cobrar un duro) por la noche. Finalmente no pude con todo porque mi salud se resentía y opté por dejar la empresa y encerrarme un año a finalizar mi tesis. Hace unos meses que lo conseguí y ahora, de una forma casual y temporal, me han contratado como Doctora en una Universidad para desarrollar labores de investigación. Como bien reflejas en tu título, España está en cabeza de la investigación precaria porque además de no haber ningún tipo de facilidades para la gente que quiera dedicarse a esta profesión, los medios tecnológicos con los que cuenta son muy limitados. Estamos viviendo de nuevo la era de la emigración, pero en este caso debida a la investigación (los buenos investigadores se van fuera de España). En fin, que es un desastre todo el tinglado tal y como está montado.Creo que la solución está en que restrinjan el acceso a la universidad a los estudiantes para filtrar a los que realmente tienen talento para desarrollar un trabajo intelectual. Los otros que hagan ciclos formativos, que es otra buena salida. Pero eso sí, a esa gente que acceda a la universidad que la mimen y le den todas las facilidades para poder llegar muy alto sin tener que irse del país.

    Me gusta

  2. Estoy de acuerdo en todo menos en las soluciones que planteas… ¿como medir la inteligencia? Una vez lo intentaron conmigo y la psicóloga de turno me indicó que para mí capacidad era mejor ir a los ciclos formativos de la formación profesional… así lo hice sin saber muy bien que era todo eso… cuando lo descubrí, y sobre todo, cuando descubrí que desde allí no podía optar a estudiar filosofía, que era mi sueño, casi me da un patatús… no te imaginas, desde entonces, los periplos que he tenido que dar para poder acceder a la universidad… en algo no se equivocó la profesora: era un mal estudiante… eso sí, un mal estudiante con dos carreras y pronto un doctorado… ¿qué está pasando?

    Me gusta

  3. Si España fuese una potencia con gran nivel económica, Javier, podríamos permitirnos el lujo de dejar pasar a todo quisque a la universidad y seguir sufragando memos a costa de nuestros impuestos, pero como no lo es, debería premiarse a aquellos que sí lo son y darles la oportunidad de hacer el doctorado y de especializarse en su profesión. Tu caso es un poco extraño ya que los que son mal alumnos de pequeños suelen serlo de mayores. Al menos es lo que yo he visto a lo largo de estos años.

    Me gusta

  4. ¿Me estás llamando memo? Pero bueno!!! 😉 Normalmente la lucidez y la inteligencia se alejan de las aulas, se esconden y refugian mirando moscas y no atendiendo ninguna lección… es lo que llaman «la inteligencia fracasada»… pero no podemos caer en la tentación de intentar crear una especie de castas de la inteligencia… voto por universidad para todos y gratuita… luego que cada uno haga lo que quiera con su mayor o menor capacidad de lucidez…

    Me gusta

  5. A mí también me gustaría votar por un montón de servicios gratuitos, Javier.Pero estamos viendo que desgraciadamente España no va bien, y creo que sería el momento conveniente de aplicar restricciones. Oye, yo no te he llamado memo, guapo:-). He dicho que tú eras una excepción en mi opinión, y que toda excepción confirma la regla. Pero dime una cosa, ¿no te quejabas de que no te pagasen nada por hacer el doctorado? Yo también estoy de acuerdo en eso contigo. Por esa misma razón, si las universidades no estuvieran masificadas de mangantes y memos, ahora tú y yo podríamos estar disfrutando de contratos y becas que nos permitiesen dedicarnos a la investigación de una forma mucho más entregada, y no trabajando al mismo tiempo y pagando impuestos para que dichos memos lleguen a conseguir el titulín que no les servirá para mucho más que para colgar en la pared.Viniendo al caso, voy a contar un chiste que me contaron ayer y me hizo mucha gracia (a ver qué te parece). Hace muchos años una señora mandó orgullosísima a su hijo a estudiar a Madrid la carrera de piano. El chico se pasó allí 8 años a gastos pagos juergueando y perdiendo el tiempo. Cuando regresó a su casa, como si de un célebre pianista se tratase, su madre convocó en su casa a la crème del pueblo:al farmnacéutico, al cura, al teniente coronel,etc. El hijo, que no tenía ni idea de música, comenzó a aporrear el piano de una forma arrítmica y completamente irritante para los oídos. Cuando acabó su improvisado concierto, su madre encantada de la vida se dirige al teniente coronel y le pregunta: «¿Qué le parece la ejecución de mi hijo?» El teniente coronel, con una sonrisa en la boca, le responde:»Hombre, la ejecución me parece demasiado, pero un par de hostias no le vendrían mal».

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: