Desde Bombay


Si alguien tiene dudas de que el infierno exista solo tiene que darse un paseo a cualquier hora del dia por esta ciudad. Sobrevivir a Bombay es sobrevivir a la supervivencia psiquica. El caos no seria suficiente para desquibrir una ciudad que descoloca a cualquier despistado occidental acostumbrado a los menesteres del buen vivir.
Llegamos en un lujoso avion de la compania Jet Airlines con todas las comodidades posibles. Dormimos unas horas en el aeropuerto y a eso de las cinco de la manana cogimos uno de esos locos cacharros medio triciclo a motor medio taxi (adjunto foto del peligroso «vehiculo»), donde, como si de la mas pronunciada de las montanas rusas se tratara, llegamos milagrosamente al hostel donde teniamos reserva en la pobre zona de Chembur. Baste decir que la eleccion del hostel seguia la triada de bueno, bonito y barato, de lo cual, solo acertamos en lo tercero, que ya era mucho.
Dejamos los bartulos y nos adentramos en el laberinto de calles y algo parecido a lo que nosotros llamamos tren. La gente nos miraba raro, porque viajar con una alemana de la baja sajonia de casi dos metros llama la atencion, y sobre todo en la India.
No voy a describir en el estado que se encuentra Bombay. Aqui no existe mas paraiso que el de la sonrisa de los ninos con los que nos topamos en todas las esquinas. Los adultos viven como ausentes, como si fueran seres de otro mundo. Realmente entiendes porque inventaron todo eso de la reencarnacion. Siendo este un mundo perdido, se necesita creer en un mundo mejor.
Para los que no estan acostumbrados a bregar con las miserias humanas, con la pobreza, con todo aquello que pueda resultar ajeno a la normalidad del occidental medio, tan preocupado en el consumo y la etiqueta, este puede ser un mundo totalmente ajeno y chocante. Es por eso que casi nunca llegaran a visitarlo. Podria acabar desequilibrando su estatus emocional. Asi, Bombay, es recomendable o apto solo para aquellos que esten vacunados contra la sensiblera y hayan sido iniciados en el camino de la adversidad. Los demas, abstenerse.
En dos dias viajaremos al norte, a la ciudad de Ahmedabad.
Intentare relatar con mas calma las impresiones del viaje, que son muchas.
(Foto: Javier León, paseando por las calles de Bombay, octubre 2008)

3 respuestas a «Desde Bombay»

  1. Yo sigo todo lo que escribes, Javier, y cada día me sorprende más lo que leo. Realmente no sé de dónde sacas tanto tiempo para acumular tal cantidad de vivencias. Espero que tu presente aventura en la India sirva para ampliar tu ya extensa cultura antropológica y que regreses sin novedad. Saludos

    Me gusta

  2. No podre regresar de la India sin novedad. Lo cierto es que cuando los occidentales venimos siguiendo las rutas turisticas puede resultar incluso hermoso el viaje. Si te alejas de ellas y en vez de alojarte en un lujoso hotel en el barrio mas caro lo haces en un hostel en el barrio mas pobre y paseas por sus calles miserables sin pudor ni miedo, la cosa cambia. En ciudades como Ulambator, Tijuana o Marraquesk pude ver miseria extrema. La de Bombay supera con creces a todas esas. Creo que mi proximo reto sera el africa negra. Solo viviendo esa realidad te puedes hacer una vision mas proxima de donde vivimos y tenemos nuestros ser, pero sobre todo, te puedes hacer un detallado analisis de que o quienes somos los humanos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: