Charlando con Pimentel…


Siempre he sentido mucha curiosidad por Manuel Pimentel y sabía que tarde o temprano acabaríamos charlando sobre cualquier cosa. Ese tarde o temprano ha sucedido en una charla improvisada a raíz de unos acontecimientos extraños en una tarde algo surrealista. Por mediación de la amiga de un amigo (la mayoría de las cosas ocurren así), fui inscrito en una conferencia de Manuel Pimentel convocada por el Club Andalucía Occidental ESADE Alumni. El nombre de la conferencia no podía ser más irresistible para un novel editor como yo: “Un sueño convertido en un proyecto rentable: Editorial Almuzara“… Por la sospecha del título, al menos a lo de “proyecto rentable”, pensé que había gato encerrado. La presentación iba a cargo del escritor y guionista Luis Felipe Campuzano. Pues bien, puntual como soy, llegué cinco minutos antes de la charla. Fui recepcionado en la puerta del Auditorium de la Caixa de Sevilla. Sólo estaba yo y la persona encargada del evento. En el momento de la recepción ya me di cuenta de que mi presencia allí era como la de un escarabajo pelotero en un desfile de moda. Soy antropólogo y no economista. Y eso se nota. Pasaron muchos minutos y no llegaba nadie, hasta que apareció alguién a lo lejos. De las veinte inscripciones, al final, solo aparecieron una media docena de personas. Y es que los economistas del ESADE son muy listos y a nadie se la va a ocurrir invertir en libros y menos hoy día. Así que la afluencia de público era una señal excelente: en el ESADE salen buenos estudiantes.
La primera anécdota de la tarde, o para mí, la segunda, fue cuando la mitad del reducido grupo encabezó la comitiva para subir a la tercera planta del gran auditorio. El ascensor se averió y nos quedamos la friolera de tres minutos encerrados y a oscuras. Tras el primer susto y tras las presentaciones de los asistentes, Pimentel sugirió que, dado el éxito del evento, nos fuéramos a tomar algo de forma informal. Así lo hicimos hasta que a la llegada del lugar elegido, Pimentel se pegó un trompazo del quince. Nada grabe excepto algunos arañazos y algo de sangre que intentaba disimular con la gallardía de los grandes hombres. Tuve el honor de sentarme en la mesa junto a Pimentel. Sus ánimos como joven emprendedor de proyectos irrealizables no podían haber sido de mayor calado. Yo iba ansioso por saber cual era la panacea para mantener con vida una editorial y me encuentro una detallada y cruda realidad que, de boca de Pimentel, nadie diría que le ha ido tan mal. La verdad es que hay que estar muy loco para montar una editorial, y por eso Pimentel me ha caído bien. Se le ve inteligente, culto y algo rebelde. Eso sí, yo fui a que me levantara el ánimo y ha ocurrido todo lo contrario. Amigos, hemos sobrevivido dos años… a partir de ahora, Dios salve a la Reina…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s